La Vía Láctea se agranda lentamente, a 500 metros por segundo

EUROPA PRESS Así lo asegura Cristina Martínez-Lombilla, candidata a doctorado en el Instituto de Astrofísica de Canarias..El sistema solar está ubicado en uno de los brazos del disco de la Vía Láctea, cuyo diámetro es de aproximadamente 100.000 años luz. Nuestra galaxia está formada por cientos de miles de millones de estrellas, con enormes cantidades de gas y polvo, todos entremezclados e interactuando a través de la fuerza de la gravedad.La naturaleza de esta interacción determina la forma de una galaxia, que puede ser espiral, elíptica o irregular. Como una espiral barrada, la Vía Láctea consiste en un disco plano en el que las estrellas, el polvo y el gas se encuentran con los brazos extendidos desde una barra central.En el disco de la Vía Láctea hay estrellas de muchas edades diferentes. Las estrellas masivas, calientes y azules son muy luminosas y tienen una vida útil relativamente corta de millones de años, mientras que las estrellas de masa más baja eventualmente terminan enrojecidas y mucho más débiles y pueden vivir cientos de miles de millones de años. Las estrellas más jóvenes de corta vida se encuentran en el disco de la galaxia, donde las nuevas estrellas continúan formándose, mientras que las estrellas más viejas dominan en el bulto alrededor del centro galáctico y en el halo que rodea el disco.Algunas regiones de formación de estrellas se encuentran en el borde exterior del disco, y los modelos de formación de galaxias predicen que las nuevas estrellas aumentarán lentamente el tamaño de la galaxia en la que residen. Un problema para establecer la forma de la Vía Láctea es vivir dentro de ella, por lo que los astrónomos miran galaxias similares en otros lugares como análogas para las nuestras.Martínez-Lombilla y sus colegas —que presentaron sus hallazgos este martes en la Semana Europea de Astronomía y Ciencia Espacial en Liverpool— se propusieron establecer si otras galaxias espirales similares a la Vía Láctea realmente están creciendo, y si es así, qué significa esto para nuestra propia galaxia.Según informa Phys.org, ella y su equipo usaron el telescopio SDSS basado en tierra para datos ópticos, y los dos telescopios espaciales GALEX y Spitzer para datos de radiación UV cercana y radiación infrarroja cercana, respectivamente, para observar en detalle los colores y los movimientos de las estrellas al final del disco encontrado en las otras galaxias.Los investigadores midieron la luz en estas regiones, predominantemente procedentes de estrellas azules jóvenes, y midieron su movimiento vertical (hacia arriba y hacia abajo desde el disco) de las estrellas para calcular cuánto les llevaría alejarse de sus lugares de nacimiento, y cómo sus galaxias anfitrionas estaban creciendo en tamaño.Unos 500 metros por segundoCon base en esto, calculan que las galaxias como la Vía Láctea están creciendo a unos 500 metros por segundo, lo suficientemente rápido como para cubrir la distancia de Liverpool a Londres en unos doce minutos.Martínez-Lombilla comenta: “La Vía Láctea ya es bastante grande. Pero nuestro trabajo muestra que al menos la parte visible de ella está aumentando lentamente de tamaño, ya que las estrellas se forman en las afueras de la galaxia. No será rápido, pero si pudieras viajar en el tiempo y observar la galaxia dentro de 3.000 millones de años, sería un 5% más grande que hoy”.Este lento crecimiento puede ser discutible en un futuro lejano. Se predice que la Vía Láctea colisionará con la vecina galaxia de Andrómeda en unos 4.000 millones de años, y la forma de ambos cambiará radicalmente a medida que se fusionen.

Powered by WPeMatico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: