Tras el hallazgo de fósiles de pingüinos de dos metros, hallan otros de apenas 35 centímetros

EFE Eran descendientes de pingüinos que emigraron a las costas sudamericanas.El Emperador es la especie más grande viva, que mide entre uno y 1,20 metros.Los pingüinos emperador podrían desaparecer a finales de siglo.¿Cuánto sabes de los pingüinos?Expertos del Museo argentino de La Plata y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) hallaron en la Antártida dos fósiles que corresponden a los húmeros de una especie de pingüino diminuto de 35 centímetros que vivió hace 34 millones de años.Después de 30 años de expediciones a la Antártida, el equipo en el que trabaja la doctora Carolina Acosta, investigadora de las entidades y autora de un estudio anterior que probó la existencia de pingüinos de alrededor de dos metros de altura en la misma zona, los paleontólogos hallaron el ave de esta especie, la más pequeña de la que se tiene registro.”Los fósiles de pingüinos son muy comunes en este lugar, estudiamos constantemente diferentes especies, pero es la primera vez que nos topamos con uno tan chiquito”, especificó en diálogo con la doctora, quien añadió que esta nueva especie recibe el nombre de “Aprosdokitos mikrotero”, que significa “inesperado minúsculo”.Encontrado en la isla de MarambioEl hallazgo tuvo lugar en la isla de Marambio en 2012, donde ahora residen pingüinos de “unos 70 u 80 centímetros”, sostuvo Acosta, que subrayó que en el momento en el que existieron estas aves “convivían con otra clase que medía alrededor de dos metros”.El posterior análisis de los fósiles determinó que los investigadores estaban frente a una especie descendiente de los primeros pingüinos que arribaron a las costas sudamericanas y se asentaron en Chile y Argentina y que posteriormente se trasladaron hasta Perú.”Los huesos más pequeños que se habían encontrado allí hasta el momento doblaban en tamaño a estos”, indicó la experta de Conicet. Lo que todavía queda por averiguar son aspectos sobre su vida cotidiana, ya que no se sabe qué comían o cómo sobrevivieron a las bajas temperaturas de la Antártida y a otras especies muy superiores en tamaño.”Normalmente los pingüinos pequeños se alimentan de peces, o como mucho, de crustáceos y krill”, dijo la paleontóloga, pero al haber encontrado únicamente los húmeros de las alas y no otras partes del cuerpo como el cráneo o el pico, se “complica” deducir cuál era su fuente de alimentación.Actualmente, en una isla cercana a Marambio existen pingüinos Emperador, la especie más grande viva, que mide entre un metro y 1,20 centímetros.Durante las expediciones que el equipo de Acosta realiza a estas islas cada año en temporada de verano, han descubierto diferentes huesos fosilizados de pingüinos, por lo que la doctora insistió en la necesidad de estas excursiones para seguir estudiando y aprendiendo sobre estas aves.

Powered by WPeMatico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: