Agreden a un hombre de 91 años con un ladrillo y con gritos de :«Vuelve a México»

Rodolfo Rodríguez, de 91 años, fue atacado el pasado 4 d julio, mientras salía a caminar. Con el rostro lleno de moretones el anciano ha descrito cómo se encuentra: «No puedo caminar más, tengo tanto dolor».

Rodríguez, originario de Michoacán, México. viajó a Willowbrook, California para visitar a su familia. Según su nieto, Erik Mendoza, su abuelo realiza este viaje dos veces al año, y es muy común sus pasesos por el vecindario después del almuerzo. «Todos en el vecindario lo conocen» ha dicho Mendoza a CNN.

El anciano ha dicho que caminaba hacia un parque cercano el miércoles cuando pasó junto a una mujer y su hija. Sin previo aviso, la mujer lo agredió golpeándolo con un bloque de cemento y convocando a un grupo de hombres para que lo golpearan.

«Ni siquiera me crucé con su hija», ha dicho Rodríguez. «Acababa de pasarla y ella me empujó y me golpeó hasta que terminó».

La policía está buscando «una sospechosa y entre tres y cuatro sospechosos» del ataque, ha dicho el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles en un comunicado la noche del lunes.

Las autoridades no saben en este momento si se utilizaron armas o cuál podría haber sido el motivo, según el comunicado.

«Estamos preocupados, especialmente con el tipo de delito que cometieron»,ha dicho el diputado del sheriff D’Angelo Robinson a KTLA, afiliada de CNN. «Hubo lo que parece ser una niña de 4 años que fue testigo de todo. No podemos tener este tipo de personas así en las calles».

Misbel Borjas pasaba conduciendo cuando vio a la mujer golpeando repetidamente a Rodríguez en la cabeza con un bloque de concreto, ha dicho.

«La oí decir: vuelve a tu país, vuelve a México», le ha dicho a CNN por teléfono. «Cuando traté de grabarla en video con mi teléfono celular, ella arrojó el mismo bloque de concreto e intentó golpear mi auto».

Rodríguez ha afirmado que no recuerda cuándo la mujer recogió el bloque de concreto, pero recuerda que lo golpearon repetidamente. En un momento dado, dice, la mujer corrió hacia un grupo de hombres cercanos y les dijo que Rodríguez estaba tratando de quitarle a su hija, así que los hombres se unieron a ella y comenzaron a patearlo mientras yacía sangrando en la acera, dijo Rodríguez.

«Pero eso no es verdad», ha dicho, entre lágrimas. «En los años que he estado vivo, nunca he ofendido a nadie».

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: