¿Asesinato o defensa propia? Protestas en Rusia por la acusación a tres hermanas que mataron a su padre abusador

La sociedad rusa está inmersa en un debate después de que la fiscalía acusara a María, Krestina y Angelina Khachaturyan de asesinato premeditado tras matar a su padre, Mikhail Khachaturyan, en julio de 2018. La decisión también ha provocado protestas por un caso que muchos consideran que traspasa la violencia doméstica y que debería catalogarse como violencia de género.

El 27 de julio de 2018, María, Krestina y Angelina –que en ese momento tenían 17, 19 y 18 años respectivamente– golpearon y apuñalaron a su padre Mikhail, de 57 años, mientras dormía en el sillón del hogar que compartían en Moscú.

Confesaron el crimen a la policía, argumentando que sus vidas corrían peligro si no hacían algo. Una investigación posterior reveló que el padre golpeaba y maltrataba a las tres hermanas con asiduidad e, incluso, llegó a abusar sexualmente de ellas.

Según «The Guardian», Aurelia Dunduk, la madre de la familia, dijo a varios medios de comunicación rusos que Mikhail la golpeaba regularmente, llegando a emplear, incluso, un bate de béisbol, antes de echarla de casa en 2016.

¿Asesinato o defensa propia?
El pasado miércoles, el juez decretó mantener las condiciones de arresto domiciliario en el que se encuentran las hermanas. 12 días antes, el 14 de junio, el fiscal las acusaba de asesinato premeditado , por lo que Krestina y Angelina podrían enfrentarse hasta a 20 años de prisión y María a 10 al ser menor de edad en aquel momento.

Para Anna Rivina, directora de una organización contra la violencia doméstica en Moscú, «las hermanas solo tenían una opción: defenderse o morir».

Este argumento es el empleado por la defensa de las acusadas, que mantiene que actuaron en defensa propia. Así lo sostiene uno de los abogados de las jóvenes en un post en Facebook: «sus acciones estaban dirigidas a la prevención de nuevos delitos, la protección contra el agresor, la protección de su salud y sus vidas».

La decisión de presentar cargos de asesinato ha sido objeto de protestas en Moscú, con cientos de personas manifestándose en las calles y en redes sociales mediante el hashtag #NotHerFault (#саманевиновата en ruso; ‘No es su culpa’ en español).

La etiqueta está sirviendo, además, para denunciar la rebaja de las penas por violencia contra las mujeres en Rusia, que en algunos casos relacionados con violencia doméstica solo se consideran faltas administrativas.

Personalidades rusas y de otros lugares del mundo se están posicionando a favor de las hermanas Khachaturyan. En un post en Facebook, Serj Tankian, vocalista del grupo «System of a Down», señala que «un caso muy trágico en los tribunales rusos está revelando aún más el fracaso de ese sistema para con las víctimas de abusos domésticos […] Es un buen ejemplo de cómo los años de violencia contra las mujeres y los niños sin justicia ni enjuiciamiento pueden causar un ataque violento y vengativo. Los tribunales deben mostrar indulgencia hacia estas jóvenes, dado el fracaso sistémico».

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: