Boris Johnson, sobre Siria: «El mundo no puede mirar hacia otro lado»

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ha advertido este domingo al gobierno de Bashar al Assad de que Reino Unido y sus aliados, que el sábado lanzaron un ataque coordinado en Siria, estudiarán las “opciones” disponibles si hay un nuevo ataque químico en el país árabe.

“No hay ninguna propuesta encima de la mesa en estos momentos para (llevar a cabo) más ataques porque, gracias al cielo, el régimen de Al Assad no ha sido tan tonto como para lanzar otro ataque con armas químicas”, ha dicho a Andrew Marr en BBC, interrogado sobre nuevas acciones.

Johnson ha publicado en las últimas horas un artículo de opinión en el diario británico ‘The Telegraph’ en el que justifica el ataque efectuado en la madrugada del sábado por Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra tres instalaciones en Siria que estarían relacionadas con un supuesto programa clandestino de armas químicas.

“Defendemos los principios y valores civilizados”, ha escrito. “Puede que no acabemos con la barbarie pero le estamos diciendo al mundo que hay un tipo de barbarie que está prohibida y que merece estar prohibida”, ha esgrimido.

El jefe de la diplomacia británica ha defendido que el mundo debía dejar de “mirar para otro lado” ante lo que ha considerado un “patrón” “vil, enfermo y bárbaro” de ataques químicos por parte del Gobierno sirio. A este respecto, ha recordado que Occidente ha intentado aprobar “incontables” resoluciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para buscar una solución diplomática pero Rusia las ha vetado hasta convertir el uso de armas químicas en Siria en “un tabú global”.

La participación de Reino Unido en este ataque coordinado ha generado una gran polémica a nivel interno. El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha cuestionado la “base legal” para esta intervención militar. Se espera que la primera ministra, Theresa May, comparezca el lunes en el Parlamento para dar explicaciones.

Ataque químico
Washington, Londres y París han respondido así al ataque químico perpetrado en Duma el pasado 7 de abril, que dejó 70 muertos y decenas de heridos, incluidos niños. Un grupo de expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ha llegado este fin de semana a Siria para investigar los hechos.

Otra misión de la OPAQ determinó que el ataque químico de hace un año en Jan Sheijún, que se saldó con más de cien muertos, fue obra del Gobierno sirio. El régimen de Al Assad lo ha negado y Rusia, su principal aliado, ha vetado cualquier acción en el seno de Naciones Unidas.

En 2013, cuando se registraron los primeros ataques químicos en Siria, Al Assad accedió a entregar todo su arsenal tóxico a la ONU para que fuera destruido. Occidente denuncia que Damasco ha incumplido los términos de este pacto y ha seguido desarrollando su programa de armas químicas.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: