Desterrar la corrupción va más allá de no robar

JOSÉ LUIS OBRADOR

El director de la nueva Agencia valenciana contra el Fraude y la Corrupción, Joan Antoni Llinares, ya tiene el presupuesto aprobado. Con los 1,5 millones de euros que le tocan para este año pondrá en marcha la maquinaria de un órgano independiente llamado a atajar de raíz comportamientos poco éticos que, independientemente de que deriven o no en delitos, pueden ser el germen de casos de corrupción.

Como explicaba Llinares en la entrevista que publicó 20 minutos el pasado viernes, la corrupción consiste básicamente en “el uso del poder público para beneficios particulares propios o de terceros” y se manifiesta mediante conductas y comportamientos. De sus reflexiones, lo más preocupante es su constatación de que nada impide que las pautas y las conductas que hemos conocido hasta ahora se puedan estar repitiendo o manteniendo.

Al pasar del diagnóstico a las soluciones, apunta a la educación como palanca para un cambio de mentalidad que haga desaparecer al dinero como principal medidor de valor social. Esta es una de las claves principales para desterrar las actitudes que están en el origen de la corrupción. El éxito medido como lucro económico infinito, la trampa y el engaño como camino más corto. Trabajo tiene la Agencia valenciana antifraude.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: