«Doctor M», el dirigente más viejo del mundo

A sus 92 años, su victoria en las elecciones de Malasia convierte a Mahathir Mohamad en el dirigente más viejo del mundo. En un momento en que abundan los mandatarios jóvenes, como Macron en Francia o Trudeau en Canadá, Mahathir vuelve a tomar el poder cuando muchos periódicos tenían ya preparado su obituario.

Nacido en el estado noroccidental de Kedah el 10 de julio de 1925, durante la época colonial británica, trabajaba como médico cuando entró en política una década antes de la independencia, que Malasia logró en 1957. Apodado el «Doctor M», fue ascendiendo en la Organización Nacional para la Unidad Malaya (UNMO), partido que lidera la coalición del Frente Nacional (Barisan Nasional) que ha gobernado el país hasta ahora.

En 1981, Mahathir fue elegido primer ministro. En el cargo hasta 2003, fue el padre de la modernización y del despegue económico de Malasia, que se erigió en el segundo país más desarrollado del Sudeste Asiático, tras Singapur, gracias a sus materias primas, como petróleo, gas natural y madera. La mejora del nivel de vida en aquella época es añorada todavía por el electorado, que ha votado con ese recuerdo dorado en la mente frente a la corrupción actual y a la subida del coste de la vida, reflejada en la mayor inflación de los últimos ocho años.

Pero a Mahathir también se le acusa de haber gobernado con puño de hierro, ya que recurrió en numerosas al Acta de Seguridad Interna para evitar cualquier tipo de oposición política. Durante su mandato, también purgó a quien estaba destinado a ser su sucesor, el viceprimer ministro Anwar Ibrahim, condenado por sodomía entre 1998 y 2004 en oscuro caso con claras motivaciones políticas. Aunque la sentencia fue anulada y quedó en libertad, otro de sus ayudantes volvió a denunciarlo de nuevo por violación en 2008, cuando lideraba la oposición y amenazaba la hegemonía del Barisan. Por falta de pruebas, el juez lo exculpó en 2012, pero el Tribunal de Apelación reabrió el caso en marzo de 2014. Desde 2015, cumple una nueva condena de cinco años por sodomía, que los grupos defensores de los derechos humanos consideran achacan a una venganza política del Gobierno para que no le dispute el poder.

Curiosamente, Mahathir ha prometido que no estará en el poder más de dos años y concederá el indulto a Anwar para que este dirija el Gobierno. Para ello, cuenta con el apoyo de la esposa de Anwar, Wan Azizah, que ha hecho campaña junto a él contra el depuesto primer ministro Najib Razak, también discípulo suyo en el Barisan. A pesar de su edad, el «Doctor M» sigue controlando la política en Malasia y poniendo y quitando primeros ministros.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: