«El bloqueo a Qatar es un error histórico. Nos ha hecho aún mejor país»

El embajador de Qatar en España, Mohammed Al Kuwari, estuvo ayer en Sevilla para inaugurar la I Feria del Libro Hispanoárabe, que tiene a su país como invitado de honor en esta edición de estreno y aprovechó para comentar con ABC no sólo los pormenores de este certamen cultural –que se desarrolla en la Fundación Tres Culturas hasta este sábado y que contó con la presencia de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz– sino el momento político de su país y sus relaciones internacionales. Éstas se han visto alteradas sustancialmente desde el año pasado por el bloqueo impuesto por parte de una coalición de países árabes formada por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto, quienes acusaron a Qatar de financiar al terrorismo yihadista.

Eventos como esta Feria del Libro Hispanoárabe, que ustedes lideran, sirven también para que los países occidentales conozcan mejor su país y el talante aperturista que quieren mostrar en el exterior para deshacer algunos prejuicios y mitos, ¿no es así?

Efectivamente, porque ese bloqueo fue algo preparado de manera artificial por varios países con mentiras y difamaciones simplemente porque envidian la posición de Qatar en el concierto internacional y porque están en contra de nuestro modelo de sociedad, que es abierto y de progreso de su población. No es cierto que financiemos el terrorismo sino al contrario, es Arabia o los Emiratos quienes lo hacen. Como usted sabe, los principales líderes de Al Qaida o del Estado Islámico son saudíes, de los Emiratos o de Bahréin, pero no hay un sólo qatarí. Esos países del bloqueo no quieren libertad y apertura, que es lo que ofrece cada vez más Qatar, y han cometido un error histórico.

Menciona usted el progreso de la población en su país, pero es precisamente la población la que está pagando más las consecuencias del bloqueo prácticamente un año después del inicio del mismo. ¿Cómo lo están paliando?

Ya denunciamos en la ONU la violación flagrante de un elevado número de derechos humanos por parte de los países que imponen el bloqueo contra Qatar y que han usado a la gente para que pague por este asunto artificial y falso que han montado. No estamos ante un boicot solo económico y político sino que están utilizando a la población civil como víctimas inocentes de una agresión. Han expulsado a los qataríes enfermos de los hospitales Saudíes o de sus escuelas, universidades y trabajos. Han sido violados derechos individuales, a la educación, al trabajo, a la propiedad, a la libertad de expresión. Pero dentro de Qatar la situación no ha variado. La gente vive bien y todo está abastecido porque somos un país rico y con magníficas relaciones internacionales. Es más, el bloqueo de estos países nos ha hecho mejorar.

Explíqueme eso…

Pues porque antes perdimos mucho tiempo en los países vecinos en llevarnos bien, fomentar las relaciones como supuestos países hermanos… pero ha sido inútil. Esas naciones no soportan que Qatar sea el centro de las miradas del mundo y que la gente de todo el planeta quiera venir aquí y mantenga buenas relaciones diplomáticas, políticas y económicas. Que los jóvenes vengan aquí a estudiar, que haya un trabajo asegurado, que organicemos el Mundial de Fútbol… Aquí hay prosperidad y libertad y eso no pueden soportarlo ciertos países que son ricos por el petróleo pero que tienen ciudades sin agua ni electricidad. Esa desigualdad y esa pobreza de buena parte de al población es la que hace que los jóvenes sin esperanzas acaben siendo terroristas. En Qatar no es así porque hay esperanza para la juventud. ¿Por qué iba a dedicarse al terrorismo un joven que está estudiando becado, que maneja idiomas, que vive en una sociedad con todas las comodidades en contacto con todos los países y que tiene asegurado un buen trabajo? Esa es la cuestión. Arabia Saudí se ha equivocado. Sobre todo porque aluden al bloqueo como al que los Estados Unidos impusieron a Cuba. Pero se olvidan de algo crucial: ellos no son Estados Unidos ni tienen ese peso ni se les tiene en cuenta.

El papel de Estados Unidos y de la administración Trump en todo esto ha sido bastante extraño y contradictorio en todo esto, ¿no?

Pues sí, porque han estado confundidos al principio, nada más llegar al poder Donald Trump y visitar Arabia Saudí. Luego se han ido dando cuenta de la realidad, de que nuestras relaciones con los norteamericanos son magníficas y van a seguir siéndolo. De hecho, tenemos una base militar de Estados Unidos en Qatar. Y los americanos mandan a sus hijos a estudiar en nuestras universidades, que son las mejores del mundo. ¿Lo harían si fuéramos un país que financia o esconde a terroristas? Claro que no. Pero ya saben que no es así, que todo fue un invento absurdo de varios países. El famoso ciberataque a la web del Gobierno de Qatar, que generó contenidos en internet sobre nuestras relaciones con Irán y fue desmentido diez minutos después de manera oficial, procedió de Emiratos Árabes Unidos según ha concluido la propia CIA con total claridad. ¿Más pruebas? Es todo un montaje.

La diplomacia de su país está realizando un gran esfuerzo en que se hagan visibles esas diferencias entre Qatar y sus vecinos…

Es que son enormes esas distancias y eso es lo que genera las envidias y enemistades de otros a los que no les gusta la libertad y el progreso social. Nosotros tenemos una base, que es la diplomacia cultural y que sirve para estrechar los lazos con todas las naciones. Porque en la cultura, como mostramos ahora en Sevilla con esta exposición, está la base del entendimiento y de la tolerancia. Somos el único país del mundo que dedica más del 12% de su producto interior bruto a la educación, que es fundamental. Hemos construido una ciudad entera en el desierto para albergar a once universidades internacionales de primer nivel y no sólo becamos a todos nuestros estudiantes que van aprobando las asignaturas sino que hemos creado una beca internacional para que todos los jóvenes del mundo árabe que quieran puedan estudiar aquí puedan hacerlo. Y los mejores expedientes se premian. Y hay trabajo para todos. Eso no existe en Arabia o en Emiratos, donde no son partidarios de abrirse al mundo y de que llegue gente de fuera a su país. Su bloqueo es un bloqueo a la apertura y a la libertad, no a Qatar.

Esa labor de comunicación tiene a uno de sus mayores exponentes en la cadena de televisión Al Jazeera.

Efectivamente. Es una cadena moderna y un referente internacional en la información que tiene su sede en Qatar. Y que esos países que promueven un bloqueo no quieren porque les resulta incómoda, ya que informa de todo y da voz a las oposiciones, a todas las voces. Eso no gusta a los saudíes, por ejemplo. Esa apertura que simboliza Al Jazeera. Pero, insisto, el bloqueo nos ha hecho fuertes y estamos montando mucha industria para tener siempre el abastecimiento interno asegurado. Y todos los países occidentales y modernos mantienen con nosotros relaciones económicas.

¿Cómo considera que son actualmente las relaciones con España, que tiene fuertes vínculos económicos y comerciales con Arabia?

Nuestras relaciones son muy buenas, independientemente de eso. España conoce bien lo que estamos haciendo en Qatar y es un país moderno donde nuestros proyectos y los de la Fundación Qatar son sólidos. Estamos reforzando constantemente nuestros lazos y vamos a seguir haciéndolo.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: