El Gobierno concede la Cruz de Oro de la Solidaridad al buzo español que participó en el rescate de Tailandia

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes conceder la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Social a Fernando Reigal, el buzo español que participó en las tareas de rescate de los doce niños atrapados junto a su monitor en una cueva tailandesa.

Según ha explicado en rueda de prensa posterior al Consejo la ministra portavoz, Isabel Celáa, esta decisión se ha adoptado con «mucha alegría» a petición de la titular de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, para «poner en valor la generosidad y la valentía al jugarse la vida, de este conciudadano español».

«Se ha distinguido de un modo extraordinario y continúa quitándose importancia cuando su vida ha corrido riesgo para salvar a esos niños», ha dicho Celáa sobre Raigal, que participó en el despliegue para rescatar a los menores, entre 11 y 16 años de edad, que habían quedado atrapados en la cueva por la subida del nivel del agua a cuenta de las lluvias.

El pasado miércoles, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habló por teléfono con el buzo español para trasladarle su «orgullo personal, y el de todos los españoles, por esos héroes, como él, que no dudan en arriesgar su vida por salvar a otros». «Gracias, héroe», escribió en su cuenta personal de Twitter.

También los Reyes expresaron su «admiración y reconocimiento» al buzo español, «que ha trabajado sin descanso en un rescate memorable» y se felicitaron por el feliz desenlace del mismo. Con un mensaje en la cuenta de Twitter de Zarzuela, los Reyes lamentaron también el fallecimiento de un voluntario en los trabajos, Sanan Gunan.

En una entrevista a Efe, Fernando Reigal recuerda que «todo era felicidad al verlos salir». «Mientras los trasladábamos algunos de ellos eran muy pequeños e iban sedados, pero era un alivio escuchar su respiración» ha declarado.

«Recibí un aviso (la noche del domingo) por parte de un conocido y a primera hora del lunes ya estaba ayudando en la cueva», ha dicho el buzo, natural de Ciudad Real.

Raigal, que aprendió a bucear con el Ejército y se especializó en trabajos de alta mar, cumplió 33 años en el interior de la cueva mientras contribuía a los preparativos.

Ayudó a colocar los cabos que sirvieron como guía a un grupo de buzos británicos experimentados en inmersiones subterráneas y de los cuales dos encontraron a los desaparecidos en una gruta a cuatro kilómetros de profundidad el 2 de julio: Habían pasado nueve días desaparecidos, sin comida y en la oscuridad.

«Tenían un camino de cinco horas de ida y vuelta. El resto permanecimos a la espera de noticias. Cuando regresaron y dijeron que los habían encontrado fue tremendo (…) La operación de búsqueda había terminado y ahora tocaba el rescate», ha recordado el voluntario español.

Una hilera de soldados y voluntarios, entre ellos Raigal, llevó en volandas una vez fuera del agua a los rescatados -que permanecían postrados en una camilla- hasta la entrada, donde aguardaban los equipos sanitarios para el traslado al hospital de Chiang Rai.

«Hubo un sentimiento de liberación al completar el traslado del último de los atrapados (…) El objetivo era sacar a los chavales «cueste lo que cueste» y lo conseguimos», ha dicho Raigal.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: