El informe de la OEA sobre las elecciones en Bolivia: manipulaciones informáticas y actas falsificadas

El equipo de inspectores de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ha auditado el recuento en las elecciones ha hallado irregularidades «extremadamente graves», porque revelan «manipulaciones al sistema informático de tal magnitud que deben ser profundamente investigadas por parte del Estado boliviano». Estas son las principales conclusiones de un informe preliminar entregado ayer al secretario general de ese organismo, Luis Almagro, quien instó inmediatamente a Evo Morales a «anular el proceso electoral y comenzar nuevamente».

1. Un servidor fantasma
El recuento quedó interrumpido el 20 de octubre de 2019 a las 19.40 con más del 80% del voto escrutado. Según la OEA, cuando se reanudó el recuento, los datos fueron redirigidos a un servidor de nombre clave BO20, de cuya existencia no se había informado a los observadores internacionales y del que nadie en el Gobierno de Bolivia se ha hecho responsable. Según el informe: «No figura en los informes que nos entregó el tribunal, y todos los actores omitieron su existencia hasta ser detectado por los auditores de OEA». Los observadores sospechan que con ese servidor se pudo ocultar una posible manipulación del recuento: «Esto resulta extremadamente grave y afecta a la transparencia del proceso».

2. Un cambio inexplicable
Pasó un día hasta que las autoridades electorales de Bolivia actualizaron su recuento. A las 19.30 del lunes 21 de octubre informaron de que, con el 95% del voto escrutado, Morales no tenía que ir a segunda vuelta, pues obtenía un 46,85% de los votos, más de un 10% por encima de su competidor directo, Carlos Mesa. Según los inspectores de la OEA, en el último 5% del cuento de los votos las papeletas a favor de Morales se dispararon de forma no consistente con el promedio anterior. De los últimos 290.402 votos contabilizados, Morales ganó un 60.5%, mientras Mesa obtuvo solamente un 23,8%. En otras palabras, en el último 5% Morales incrementa el promedio de votación en un 15% comparado con el 95% anterior, mientras Mesa cae en una proporción igual. «Este comportamiento es muy inusual», dice el informe.

3. Actas falsificadas
Los técnicos de la OEA realizaron un análisis pericial caligráfico de actas en mesas en las que el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), obtuvo el 99% de los votos. Un 23% de la muestra presentaba irregularidades. En algunos casos se verificó que todas las actas de un mismo centro habían sido completadas por la misma persona, por lo general un interventor del MAS. Lo realmente alarmante para los auditores es que se encontraron varias actas en las que el partido oficialista obtuvo el 100% de los votos y la participación en algunas de esas mesas alcanzaba el 100%. Es, según el informe, «un hecho prácticamente imposible».

4. Cadena de custodia rota
En Bolivia no se puede efectuar un recuento voto a voto, porque lo único que queda del proceso electoral son las actas que certifican los notarios de cada uno de los cinco departamentos regionales. Según los inspectores de la OEA, ni el Tribunal Supremo Electoral, ni la Policía Boliviana, ni las Fuerzas Armadas se hicieron responsables de custodiar el traslado de sobres que llevaban los notarios electorales hacia los tribunales electorales departamentales. El informe denuncia que «no existen los controles necesarios de cadena de custodia del material electoral sensible».

5. Documentos incendiados
Las protestas contra Morales también han tenido un efecto negativo sobre el recuento. Tal y como explica el informe de los auditores, estos no pudieron hacer el análisis de las actas originales en los departamentos de Potosí, Chuquisaca y Santa Cruz porque parte de la documentación fue incendiada. Además, la OEA no pudo enviar inspectores a los departamentos de Chuquisaca, Oruro, Potosí y Santa Cruz por el bloqueo de las carreteras y problemas de seguridad.

6. Fraude en el extranjero
Casi 100.000 bolivianos votaron en Argentina para las elecciones de su país. Según el recuento oficial un 82% optó por Morales. Según el informe de la OEA, ese recuento es altamente irregular. Los inspectores analizaron 176 actas al azar y un 38% incluyen más votos que que el total de inscritos las listas de empadronamiento.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: