El vigilante de una guardería quema a seis niños y su profesora en Brasil

Un incendio atroz ocurrido este jueves en una guardería del estado de Minas Gerais ha dejado conmocionados a los brasileños. La tragedia se desató cuando el vigilante del Centro Municipal de Educación Infantil Gente Inocente, en una zona humilde de la localidad de Janauba, fue a hablar con la directora de la institución, luego roció con un líquido inflamable a los menores y sobre él mismo, y prendió fuego. El balance es de al menos seis niños y una profesora muertos, así como el autor del crimen. Además, una veintena de personas, entre menores y adultos, resultaron heridas, algunas de gravedad, y fueron trasladadas a hospitales cercanos. Alrededor de ochenta niños se encontraban en la guardería en el momento del drama, informan Afp y Efe.

El vigilante, identificado como Damiao Soares dos Santos, de 50 años, supuestamente sufría un trastorno mental desde 2014. Él mismo tuvo quemaduras graves por todo el cuerpo y falleció esa misma tarde. Soares trabajaba en la guardería desde 2008 y las autoridades investigan las causas por las que el empleado decidió prender fuego a los menores, con los que no tenía contacto directo.

De acuerdo con las primeras investigaciones, recogidas por medios locales, Soares podría haber premeditado el crimen ya que la Policía encontró varios barriles con gasolina en su vivienda. La Policía Civil sospecha que el empleado escogió una fecha «simbólica» pues cometió el múltiple crimen el mismo día que su padre falleció tres años atrás.

Las autoridades locales informaron en un comunicado que «esta mañana, cuatro niños y una profesora murieron quemados cuando un vigilante de la guardería roció alcohol sobre las víctimas y sobre su propio cuerpo antes de prenderles fuego». Otros dos niños gravemente heridos murieron poco después, según France Presse. Numerosos padres corrieron hacia la guardería en cuanto comenzaran a circular las primeras informaciones sobre la tragedia y se encontraron el centro carbonizado. «Como la guardería está cerca de casa, oimos el ruido y corrimos hacia allí. Mi pequeña hija era tan buena, tan inteligente», lamentó horrorizado Nelson de Jesus Silva, padre de una de las víctimas, Ana Clara Ferreira, a la cadena television Globonews.

Mensaje del presidente
El presidente brasileño, Michel Temer, lamentó «hondamente» la tragedia ocurrida y dijo esperar «que esas cosas no se repitan en Brasil». «Soy padre e imagino que esta debe ser una pérdida muy dolorosa», afirmó el mandatario, quien también transmitió su «solidaridad» a los familiares de las víctimas.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: