Equilibrio de poder en las elecciones a gobernador

Los demócratas no sólo han conseguido el control de la Cámara de Representantes en las primeras elecciones parciales de la presidencia de Donald Trump. T
ambién le han arrebatado al Partido Republicano el gobierno de un puñado de estados, equilibrando el reparto de poder territorial con victorias en Illinois, Kansas y Michigan, entre otros.

El caso de Kansas es tal vez el más relevante. La demócrata Laura Kelly desbancó al republicano Kris Kobach, a quien Trump apoyó personalmente en un mitin hace un mes. Si había un candidato a gobernador que había hecho suyo el programa de gobierno de Trump, ese era Kobach, quien llegó a proponer un registro de los musulmanes que residan en el Estado. Finalmente ha perdido en un estado tradicionalmente conservador.

Sin embargo, la artillería demócrata tampoco ha servido de mucho en otros estados como Florida. Barack Obama participó en dos mítines allí en apoyo del candidato de su partido, Andrew Gillum, que aspiraba a ser el primer gobernador de raza negra del estado. Finalmente perdió frente a su contrincante, el republicano Ron DeSantis, la prueba de que las victorias demócratas deben entenderse como modestos avances.

Los republicanos se jugaban 26 gobiernos estatales y han mantenido dos tercios de ellos. Por lo demás, pocas sorpresas ha habido en las elecciones a gobernador en 36 estados de los 50 que conforman la unión. En Nueva York fue reelegido el demócrata Andrew Cuomo y en Texas, el republicano Greg Abbott. En Washington, capital federal, la demócrata Muriel Bowser fue renovada como alcaldesa.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: