Kim Jong-un renueva la cúpula militar antes de la cumbre con Trump

Siguen los movimientos estratégicos en Corea del Norte a una semana de la histórica cumbre que celebrarán en Singapur su dictador, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En un aparente intento por acudir a dicho encuentro con un esperanzador mensaje de cambio, Kim Jong-un ha renovado la cúpula de su Ejército para apartar a la «Vieja Guardia» y dar entrada a generales con un perfil más moderado y próximo a su generación.

Según informa la agencia surcoreana de noticias Yonhap, el ministro de Defensa, el general Pak Yong-sik, ha sido sustituido por su número dos, No Kwang-chol. Mientras Pak tiene entre 67 y 68 años, su sucesor es tres décadas más joven, lo que deja bien claro el salto generacional entre ambos. Además, el jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Corea, Ri Myong-su, ha sido relevado por su mano derecha, Ri Yong-gil. Aunque este tiene más de 60 años, es dos décadas más joven que su predecesor, quien fue uno de los más estrechos colaboradores del «Querido Líder» Kim Jong-il, padre del actual dictador. En su calidad de «apparatchik» octogenario, Ri Myong-su era una de las más veteranas figuras de la «Vieja Guardia» del régimen, ya que su biografía oficial asegura que luchó en la Guerra de Corea siendo un adolescente y, ya de mayor, dirigió el temido Ministerio de Seguridad Pública.

Dichos cambios, todavía no confirmados oficialmente, se suman al que tuvo lugar el mes pasado. Tal y como anunciaron entonces los medios estatales norcoreanos, el director del Buró de Política General del Ejército, Kim Jong-gak, de 76 años, fue reemplazado por el general Kim Su-gil, diez años más joven.

«El Norte parece haber traído nuevas figuras en medio de los cambios en las relaciones intercoreanas y la situación en la Península, ya que los antiguos oficiales carecían de flexibilidad de pensamiento», explicó a Yonhap una fuente no identificada de la Inteligencia surcoreana. A su juicio, el nuevo ministro de Defensa, No Kwang-chol, está considerado como un «moderado». Sin haber cumplido aún los 40 años, su perfil encaja más con el joven dictador Kim Jong-un, quien estaría relevando a la cúpula militar que le dejó su padre para rodearse de generales de su generación.

Dentro del hermetismo habitual que caracteriza al régimen comunista de Pyongyang, las razones parecen bastante claras. Mientras los antiguos generales destacaron en su día como estrategas de la Guerra Fría, los nuevos se han caracterizado por su gestión comercial, ya que el Ejército controla los negocios estatales en Corea del Norte, como las exportaciones de minerales y marisco a China.

Con esta renovación generacional, Kim Jong-un quiere presentarse en la cumbre con Trump haciendo gala de otro gesto de buena voluntad y un claro discurso a favor del cambio en Corea del Norte. Prevista para el próximo martes, día 12, en Singapur, será una cita histórica al reunir por primera vez a los dirigentes en activo del régimen de Pyongyang y la Casa Blanca, enemigos desde la Guerra Fría. Tras licenciar a la «Vieja Guardia», Kim Jong-un encontrará menos reparos en el Ejército para negociar su desnuclearización y firmar la paz con los «imperialistas americanos».

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: