La confesión de un joven marroquí que asesinó a un hombre de 33 años en Italia: «Lo maté porque se le veía feliz»

«Elegí matarlo porque lo vi y él parecía muy feliz y no podía soportar su felicidad». Con estas palabras describió Said Mechaout, de origen marroquí y 27 años de edad, a la policía italiana el asesinato que cometió el pasado domingo sobre Stefano Leo, un joven de 33 años que iba caminando a trabajar.

La confesión de Mechaout al Cuerpo de Carabineros es escalofriante. «Quería matar a un niño como yo, quitarle todas las promesas que tenía, alejarlo de sus hijos y sus parientes». El asesino de Stefano Leo no conocía a su víctima, como informa el digital «Torino Corriere». «Decidí que mataría a alguien. Fui a comprar un juego de cuchillos, los tiré todos menos el más afilado. Luego fui a los Murazzi y esperé. Cuando vi a ese chico, decidí que no podía soportar su aire feliz», escupió a los agentes.

El joven italiano caminaba hacia su trabajo como solía hacer todos los días. Era empleado en la tienda K-way de la Piazza CLN, en Turín. Iba escuchando música con sus auriculares y no pudo intuir que Mechaout ya había hecho de él su objetivo. Ambos llevaban un tiempo viviendo en esta ciudad italiana, pero no se habían visto nunca. Stefano llevaba desde diciembre en Turín y Mechaout, en cambio, regresó a Turín en enero pasado, después de un período en Ibiza, en busca de trabajo.

Lo cierto es que para el padre de Stefano, Mauricio Leo, la vida le ha golpeado de la manera más dura que pueda existir. «La idea de que mi hijo murió por una mirada, tal vez debido a una sonrisa que le había dado a su asesino, es inaceptable», se lamentaba. «Es como si lo hubieran matado en otra ocasión», añadía. «No puedo superarlo».

El caso ha conmocionado a Italia debido a la crueldad por parte del asesino. El ministro del Interior, Matteo Salvini, se ha pronunciado en las redes sociales para advertir de que se llegará hasta el final para que sea castigado con todo el peso de la ley: «No hay palabras. Haré todo lo posible para que la familia del pobre Stefano obtenga Justicia», ha escrito el político.

“Ho scelto di uccidere lui perché aveva un’aria felice”. Non ci sono parole. Farò di tutto perché la famiglia del povero Stefano ottenga Giustizia. pic.twitter.com/BMyCPrSH8E— Matteo Salvini (@matteosalvinimi)

1 de abril de 2019El asesino se había separado en 2015 y no se le conocía hogar y ni trabajo. De hecho, como informa el digital italiano citado, había sido seguido por los servicios sociales, pero no se llegaron a informar problemas psiquiátricos. Lo que si refleja su pasado es que había sido violento. Mechaout tiene antecedentes penales por el maltrato familiar. Y cuando lo detuvieron ni lloró ni se lamentó, permaneció impasible.

Cuando lo sacaron de los cuarteles de la sede provincial de Via Valfré para llevarlo a prisión, le hizo un gesto de desprecio (sacar los cuernos) a los fotógrafos que allí había presente. Para la familia de Leo Stefano solo queda el consuelo de que pronto se haga justicia.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: