La Policía investiga ya si hubo negligencia en las obras

La dirección regional de la Policía Nacional dirige los primeros trabajos destinados a intentar descubrir el origen último del histórico incendio de la catedral de Notre Dame, en obras de restauración desde hace año y medio largo. La gravedad del caso exige un rigor y prudencia muy fuera de lo común. La Fiscalía del Tribunal de París comenzó a trabajar con extrema celeridad, guardando, de entrada, un silencio sepulcral. La financiación de los trabajos de restauración fue objeto de una larga y penosa polémica, hasta que las autoridades religiosas consiguieron las ayudas necesarias, llegadas de Estados Unidos en su mayoría.

Conseguidos los fondos financieros, los trabajos de restauración, comenzados hace año y medio, han estado sujetos a unas normas técnicas muy estrictas y rigurosas. De ahí el estupor e incomprensión. Según las primeras filtraciones, la policía ha comenzado por interrogar a técnicos y vecinos, para intentar esclarecer las posibles hipótesis de trabajo. Buena parte del vecindario próximo a la catedral, en la Isla de Saint-Louis, será evacuado temporalmente. A primeras horas de la noche del lunes se temían algunos casos de posible intoxicación entre los habitantes de los barrios próximos a la catedral.

Al mismo tiempo que se desbroza la dimensión policial de la tragedia, los especialistas comienzan a evaluar el alcance final del incendio. En principio, según las fuentes policiales, han podido salvarse muchas obras de arte. Pero el incendio y destrucción de la nave principal y la «aguja» de la catedral pone de manifiesto la complejidad de la investigación: el incendio se propagó con una velocidad excepcional. Y los bomberos no pudieron utilizar técnicas duras («bombardeo» con agua, destinada a sofocar las llamas). ¿Hubo negligencias técnicas en ese laberinto de incertidumbres?

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: