Los franceses quieren un nuevo duelo entre Macron y Le Pen

Los franceses parecen desear un nuevo duelo a primera sangre política entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen, condenando al resto de las fuerzas políticas a un espectacular ostracismo.

Según los primeros sondeos, La República En Marcha (LREM, el partido de Macron) y Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional), de Marine Le Pen, están prácticamente empatados en intenciones de voto para las próximas elecciones europeas (mayo 2019).

Según el último sondeo del matutino conservador Le Figaro, LREM tiene hoy un 21,5% de intenciones de voto y AN tiene 21%. Empate técnico, provisional, que parece anunciar un nuevo duelo nacional entre partidarios de la sociedad abierta (Macron) y los partidarios del búnker nacional / nacionalista (Le Pen).

El resto de las fuerzas políticas tradicionales parecen caídas en un hoyo insondable.

Según el sondeo de Le Figaro, la tercera fuerza política francesa puede ser el partido de Los Republicanos (LR, derecha tradicional), el partido refundado por Nicolas Sarkozy, todavía «huérfano» de su liderazgo, que tiene un 14% de intenciones de voto. Se trata de un capital político respetable, pero modesto, si se recuerda que LR es el partido heredero de las derechas históricas de Francia.

La Francia Insumisa (LFI, extrema izquierda populista) de Jean-Luc Mélenchon, se cotiza como cuarto partido político nacional, con un 12,5 % de intenciones de voto. Capital político relativamente modesto, pero significativo, relegando a la izquierda tradicional, socialista y comunista, a humillantes posiciones que rozan la insignificancia.

El Partido Socialista (PS), el partido refundado por François Mitterrand, el partido que fue la columna vertebral de la izquierda, entre 1978 y 2012, apenas tiene hoy un 4,5% de intenciones de voto. Hundimiento histórico, crisis catastrófica, de un partido sin militante, sin líderes, sin proyecto conocido.

El Partido Comunista Francés (PCF), el partido mayoritario de las izquierdas francesas, entre 1945 y 1978, apenas tiene hoy un 1,5% de intenciones de voto. Un hundimiento sin paliativos, condenando al comunismo francés a una posición muy marginal en la vida cívica.

Muchos especialistas piensan que las antiguas divisiones de «izquierda» y «derecha», en Francia, han comenzado a ser suplantadas por una división y enfrentamiento de nuevo cuño, entre partidarios de Europa y la sociedad abierta y los adversarios de Europa, partidarios del búnker nacional / nacionalista.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: