Los inspectores emplearán un mes en concluir sobre el arsenal de armas químicas de Siria

El día después del bombardeo de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria estuvo marcado por el primer día de trabajo de los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), a cuyo informe final no tuvo que esperar Donald Trump para ordenar el ataque. «Se prevé que vayan hoy mismo a Duma para iniciar su trabajo» indicó a la agencia Afp el viceministro sirio de Exteriores, Ayman Susan, quien adelantó que «los resultados de la investigación revelarán las alegaciones mentirosas», justo lo contrario de lo que afirman en Washington, París o Londres.

La investigación de la denuncia del ataque con armas prohibidas en Duma arranca cuando todos los actores implicados ya han anticipado los resultados. Los expertos de la OPAQ, que mantuvieron una reunión de tres horas con el número dos de Exteriores sirio, Faisal Mekdad, calculan que necesitarán un mes para presentar su informe en el que recogerán si hubo o no ataque, pero no hablarán de la autoría. Según la oposición, al menos 70 personas fallecieron a causa del lanzamiento de un barril bomba con gas cloro contra Duma en un ataque que se habría producido pocas horas antes de la rendición definitiva del Ejército del Islam, el gripo opositor que controlaba la principal ciudad de Guta.

Rusia apoya a sin fisuras a Bashar al Assad

Rusia quiso escenificar una vez más su apoyo sin fisuras al régimen y el presidente, Bashar Al Assad, recibió en Damasco a una delegación de parlamentarios rusos ante quienes denunció que «la agresión tripartida contra Siria ha estado acompañada de una campaña de falacias y mentiras».

Vladimir Putin mantuvo una conversación con su homónimo iraní, Hasán Rohaní, y advirtió de que nuevos ataques contra Siria provocarían «caos» en las relaciones internacionales y el Grupo Internacional de Apoyo a Siria se reúne hoy de forma extraordinaria, a petición de Rusia, para analizar los efectos por el ataque efectuado en la madrugada del sábado.

Un ataque similar Israel no pierde de vista el tablero sirio y Benyamin Netanyahu dedicó el inicio del Consejo de ministros para poner a Irán, el otro gran aliado de Assad, en la diana internacional.

El primer ministro reveló que el sábado por la tarde habló con la primera ministra, Theresa May, y le pidió que tenga la misma «resolución» con el programa nuclear iraní que la que tuvo con el supuesto uso de armas químicas en Siria. El mandatario israelí repitió «el apoyo total» de su país a la decisión de Trump.

La expansión de la república islámica en su frontera norte es la gran preocupación para el Estado judío y el ministro de Seguridad Interior, Gilad Erdan, aseguró en la radio militar que «seguiremos actuando contra una implantación militar de Irán en Siria, que es una amenaza para Israel».

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: