Los médicos alemanes rechazan hacer pruebas de edad a los refugiados

Una chica de 15 años fue asesinada la semana pasada a navajazos en Kandel, en el sur de Alemania. Sus padres denunciaron que el asesino, exnovio de la chica, un afgano en cuya documentación consta la edad de 15 años, es en realidad mayor de edad y que quedaría impune gracias a su pasaporte falso.

La acusación dio lugar a un debate público sobre la conveniencia de comprobar la edad de los refugiados que ingresen en el país, debido al alto porcentaje de documentos falsos presentados durante los peores momentos de la crisis de los refugiados en 2015, año en el que un millón de personas hicieron colapsar los procedimientos de tramitación de ingresos. «Necesitamos una regulación más estricta y un control médico que certifique la edad de los solicitantes de asilo cuya minoría de edad no sea muy clara porque ha quedado en evidencia que muchos de ellos se hacen pasar por menores para disfrutar de más ayudas sociales o delinquir sin sufrir las consecuencias legales», declaró ayer el ministro de Interior de Baviera, el socialcristiano Joachim Herrmann, al tiempo que exigía que esta demanda sea incluida en la negociación para la gran coalición con los socialdemócratas que los grandes partidos abrirán en Berlín dentro de dos semanas.

También el vicepresidente del partido de Angela Merkel, la CDU, se había manifestado a favor de esos controles. «En caso de duda, son procedentes radiografías de la mano y la muñeca que pueden determinar la edad con bastante precisión», había defendido Thomas Strobl, antes de que el colectivo médico pusiese fin a esa propuesta alegando «principios éticos».

El presidente de la Cámara Federal de Médicos alemanes, Frank Ulrich Montgomery, declaró ayer al periódico Süddeutsche Zeitung que «se trata de exámenes muy costosos, no completamente fiables y que pueden interferir en el bienestar humano». Argumenta que «los rayos X son una invasión en la integridad física de la persona y, de acuerdo con la regulación de protección radiológica, es permisible controlar la edad de un acusado solamente en casos de proceso penal».

Prácticas en vigor
A raíz de la polémica se ha sabido que estas pruebas vienen siendo realizadas a menudo por las autoridades de los estados federados de Berlín y Hamburgo, no solamente radiografías, sino también «medidas de altura y contorno de pecho, peso, dientes, axilas y genitales», incluso «inspección del estado de desarrollo de las glándulas mamarias» en caso de solicitantes femeninas. Por cada uno de estos informes de edad, el departamento de Educación, Juventud y Familia del Senado de Berlín, responsable de los refugiados menores de edad en su circunscripción, paga alrededor de 1.500 euros. El debate tiene lugar en medio de la precampaña de las elecciones regionales bávaras, donde el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD) amenaza con ganar terreno a los socialcristianos que, para evitarlo, prometen una significativa reducción del período de ayudas a los refugiados hasta los 15 meses, desde los 36 meses actuales.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: