Los pequeños pasos de Theresa May

El estilo de poder de Theresa May es el más indicado para momentos de máxima incertidumbre como los que atraviesa el Reino Unido. Nadie más tenaz, mejor táctica o más flexible. Consigue ser infravalorada una y otra vez por sus rivales y avanza con pequeños pasos hacia un Brexit que, al menos en apariencia, minimice los destrozos al futuro de su país. Sabe que no hay un buen plan B a la pertenencia a la UE, pero es fiel a la decisión tomada en el fatídico referéndum de 2016. El domingo aspira a arrancar un pacto con suficientes adornos que pueda vender como la única alternativa a la catástrofe de salir de la Unión sin acuerdo. Su argumento es compartido por muchos europeos, el miedo al futuro y a la inmigración. No hay otro interés nacional. Cuenta con el apoyo de Angela Merkel y del empresariado alemán, impacientes por zanjar esta primera parte del Brexit. Además del texto legal para la salida, conocemos ya el borrador sobre el futuro de la relación UE-Reino Unido. Es un documento sobre el alambre, con guiños a los conservadores euro-escépticos (uso de tecnologías aún inexistentes para evitar la frontera en el Mar de Irlanda) y algunas cautelas exigidas por los gobiernos de los 27, preocupados de no dar ventajas comerciales a los que se marchan. La justa reclamación española sobre Gibraltar se atiende al margen. En este tiempo de descuento es necesario aclarar lo obvio, que es la UE y no España la responsable de negociar con Londres el status del Peñón más allá del período transitorio. La pifia del equipo negociador europeo, encabezado por Michel Barnier, al incluir sin consulta a España el ambiguo artículo 184 en el tratado de salida, debe enmendarse. Si el domingo hay fumata blanca, Theresa May apenas tendrá tiempo de celebrarla. Es en Westminster donde se producirá la negociación más difícil del largo divorcio. Antes de Navidad sabremos si consigue la mayoría parlamentaria necesaria para salir de la UE. Todo gran país es libre de desorientarse y perder años y generaciones por caminos solitarios.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: