Los populistas italianos negocian ya una «agenda de gobierno»

El partido antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga Norte, de extrema derecha, están cerca de formar un gobierno euroescéptico en Italia. Tras mantener una reunión este jueves, que se repetirá mañana, Luigi Di Maio, líder del M5E, y Matteo Salvini, secretario político de la Liga, afirmaron en una declaración conjunta que existe «un clima positivo para concretar la agenda de gobierno» y que se han dado pasos «significativos sobre el ejecutivo y el primer ministro». Di Maio y Salvini han pedido más tiempo al presidente de la República para completar su lista de ministros que le presentarán seguramente el próximo lunes. Si finalmente se realiza este matrimonio político entre Di Maio y Salvini, Italia será el primer país de la Unión Europea con un gobierno enteramente populista. Fundador de la UE y tercera economía de la eurozona, Italia se convertiría en una especie de laboratorio populista, porque por primera vez sería gobernada por un ejecutivo que nada tiene que ver con los partidos políticos tradicionales.

Suscita preocupación un gobierno populista y no se han ocultado ciertas alarmas en las cancillerías europeas, pero los dos partidos populistas tienen toda la legitimidad para hacerlo: juntos suman 346 escaños en la Cámara de Diputados (222 el M5E y 124 la Liga, la mayoría absoluta es de 316), y 167 escaños en el Senado (109 el M5E y 58 la Liga, siendo la mayoría absoluta 161).

Decisiva ha sido la posición de Silvio Berlusconi, 81 años, líder de Forza Italia, que forma coalición con la Liga Norte. El exprimer ministro se oponía radicalmente a un gobierno con el M5E, al que desprecia. Al final, aceptó que se pudiera formar el gobierno populista, sin romperse la alianza de Forza Italia con la Liga, pero Berlusconi aclaró que se abstendrá: «No votaremos la confianza al gobierno y analizaremos en cada caso las leyes». Tras las presiones recibidas y ciertas garantías personales -en los acuerdos de la Liga y el M5E se excluye una ley sobre el conflicto de intereses-, Berlusconi termina por rendirse tras casi 25 años de gran protagonismo en la política italiana.

Durante la campaña, M5E y Liga Norte hicieron muchas promesas, imposibles de cumplir. Predominó la demagogia y el populismo. Pero el presidente de la república quiere garantías. Mattarella les advirtió ayer que el «soberanismo es seductor, pero impracticable» y les recordó que Europa es la referencia para Italia.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: