Los republicanos creen que la reforma fiscal se pagará por sí misma

¿Quiénes serán los grandes beneficiados?

Los recortes de impuestos son masivos, pero los mayores beneficios se los llevarán las empresas y las rentas más altas. Para los individuos, la bajada de la presión fiscal expira en 2025 y su renovación será complicada.

¿Quién pagará la reforma?

Los republicanos han defendido que «se pagará por sí misma». Es decir, el recorte de impuestos disparará el crecimiento que, a su vez, compensará la menor recaudación. Varios análisis contradicen este análisis y proyectan que solo aumentará la economía en un 0,8%. Los republicanos confían en que desate un crecimiento del 3%.

¿Cómo afecta a la sanidad?

Una de las disposiciones del plan fiscal golpea de lleno en la reforma sanitaria de Obama: elimina la obligación de que los contribuyentes tengan un seguro médico o paguen una multa por no suscribirlo. También incluye otras provisiones, como abrir la exploración de gas y petróleo en zonas protegidas de Alaska.

¿Qué implicaciones políticas tendrá?

Trump y los republicanos han celebrado la reforma fiscal como una gran victoria que mejora la situación de la clase media. Las encuestas, sin embargo, señalan que es impopular. Una de la CBS muestra que solo el 35% de los estadounidenses la apoyan. El resultado va en la línea del grado de popularidad de Trump y con el porcentaje de votantes de lealtad inquebrantable. El 76% de los republicanos la apoyan, mientras que demócratas e independientes la rechazan. Sin embargo, solo el 22% de los encuestados creen que la reforma les beneficiará a ellos o a su familia, mientras que el 76% cree que será buena para las empresas y el 69% considera que es ventajosa para los más ricos. Su impacto en 2018 y la capacidad de usarla como arma electoral serán clave en las elecciones de «midterm».

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: