Macron reconoce las torturas perpetradas por el Ejército francés durante la guerra de Argelia

El presidente francés, Emmanuel Macron, reconoció este jueves que Maurice Audin, un conocido activista por la independencia de Argelia, fue detenido y torturado por el Ejército francés en 1957, tras lo que desapareción. En una declaración en el apartamento de la viuda de Audin, Macron asumió que «su desaparición fue posible por un sistema cuyo desarrollo permitieron los sucesivos gobiernos» franceses, conocido entonces como «arresto-detención», que «autorizaba a las fuerzas del orden a arrestar, detener e interrogar a cualquier ‘sospechoso’».

El jefe del Estado admitió, «en nombre de la República Francesa, que Maurice Audin fue torturado y luego ejecutado o torturado hasta la muerte por dos militares que lo habían detenido en su domicilio». La desaparición de Maurice Audin es una de las más misteriosas de la guerra de Argelia (1954-62).

El 11 de junio de 1957, Audin, profesor asistente de Matemáticas en la Universidad de Argel y miembro del Partido Comunista de Argelia, sospechoso de ayudar al Frente de Liberación Nacional (FLN, el principal movimiento independentista), fue arrestado, probablemente por militares bajo las órdenes del general Jacques Massu, jefe operativo en la zona. Audin es un símbolo de todos los que desaparecieron sin dejar rastro en aquella contienda.

Macron pidió que se abran todos los archivos del Gobierno francés que tienen que ver con las desapariciones de la guerra de Argelia, para que puedan ser consultados libremente. «Nunca había pensado en que este momento llegaría», señaló la viuda, Josette Audin, a las preguntas de la prensa momentos antes de que llegara el presidente.

Cuando se llevaron detenido a su marido, Jossete Audin, se quedó sola con sus tres hijos retenidos varias horas en su apartamento. El comandante militar le informó más tarde de que se había escapado. Uno de sus tres hijos, siguiendo los pasos de su padre, se ha convertido en un matemático célebre.

El secretario nacional del Partido Comunista Francés (PCF), Pierre Laurent, consideró en su cuenta de Twitter que el reconocimiento por Macron «del asesinato, bajo la tortura del ejército francés, del matemático comunista Maurice Audin es una victoria histórica de la verdad y la justicia». La presidenta de la ultraderechista Agrupación Nacional, Marine Le Pen, criticó el gesto del presidente de la República, que «comete un acto de división creyendo halagar a los comunistas».

El diputado del partido de Macron Cédric Villani, en una entrevista a la emisora «France Inter» insistió en que el presidente no ha querido un acto de acusación, sino «un momento de verdad, con el que miremos la historia de frente», e hizo un llamamiento «a todos a hablar y curar las heridas».

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: