May admite sentirse «irritada» por el debate en torno a su reemplazo como primera ministra

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, ha admitido sentirse «irritada» por el debate sobre el liderazgo de su partido y ha criticado al exministro de Exteriores Boris Johnson
por oponerse a su plan del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

La jefa del Gobierno -en una entrevista al programa «Panorama» de la BBC que será emitida el lunes, pero divulgada este domingo- insiste en que está concentrada en trabajar por el futuro del país después de la retirada británica de la Unión Europea (UE), el 29 de marzo de 2019.

El plan de May, llamado «Chequers», contempla crear un área de libre comercio para bienes después del Brexit, lo que evitaría los controles de aduanas y mantendría abierta la frontera irlandesa. «Me siento un poco irritada (por el liderazgo), pero este debate no es sobre mi futuro, este debate es sobre el futuro del pueblo del Reino Unido y del futuro del Reino Unido», afirma. «Es en eso en lo que estoy concentrada y es en ello en lo que todos deberíamos estar concentrados», añade.

Segundo referendum
El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, criticó este domingo la negociación del Gobierno británico sobre el Brexit y pidió la convocatoria de un segundo referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Cuando faltan seis meses para el divorcio, el Reino Unido afronta dos opciones, un «mal acuerdo» o «ningún acuerdo», afirmó el alcalde en un artículo publicado en el diario The Observer.

En su opinión, el debate actual

está centrado en las ambiciones políticas del exministro de Exteriores Boris Johnson, en vez de hablar sobre la importancia de concretar un pacto con la UE.

«Chequers», el único plan sobre la mesa
La primera ministra ha insistido en que «Chequers» es el único plan sobre la mesa que cumplirá con la voluntad de los británicos (que votaron en un referéndum en junio de 2016 a favor del Brexit) al tiempo que se evita una frontera dura en Irlanda.

Johnson se opone a ese plan por considerar que el Reino Unido estaría ligado a la UE y haría difícil negociar acuerdos comerciales con países fuera del bloque europeo.

Hace unos días, unos 50 euroescépticos hablaron abiertamente en una reunión en Londres sobre cómo «jugar con las reglas» relativas al liderazgo de la formación a fin de expulsar a May.

Para desafiar su cargo, el llamado Comité 1922, formado por el grupo parlamentario de la formación, debe recibir cartas de los diputados -un mínimo de 48- expresando su intención de iniciar el proceso para elegir a un nuevo líder.

Londres y Bruselas negocian el Brexit, pero hay incertidumbre sobre si ambas partes podrán ponerse de acuerdo en octubre, la fecha meta que se han fijado, si bien el negociador comunitario, Michel Barnier, dio a entender esta semana que podría haber pacto en seis u ocho semanas.

Uno de los principales escollos es la frontera entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte, pues el objetivo es mantenerla abierta a fin de no perjudicar el proceso de paz.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: