Merkel aboga ante Trump por una salida pacífica en el conflicto de Corea

Merkel ha pasado la noche al teléfono. La canciller alemana ha estado hablando con el presidente estadounidense, Donald Trump, ante el que ha abogado por encontrar una salida pacífica al conflicto con Corea del Norte. Merkel y Trump han estado de acuerdo en que el Consejo de Seguridad de la ONU deberá anunciar rápidamente sanciones más fuertes contra Pyongyang tras la última prueba nuclear, según ha confirmado el portavoz de gobierno Steffen Seibert. Ambos dirigentes «comparten la idea de que la comunidad internacional debe aumentar la presión sobre el régimen norcoreano y que el Consejo de Seguridad de la ONU debe adoptar rápidamente nuevas sanciones más duras», ha dicho Seibert.

Merkel ha estado además hablando con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, expresando personalmente la solidaridad de Alemania con este país y asintiendo a la queja de su interlocutor, sobre «el nuevo nivel que ha alcanzado la situación del conflicto tras la prueba dela bomba de hidrógeno por parte de Corea del Norte». Merkel ha prometido apoyo, pero también ha mostrado su desacuerdo y preocupación por el hecho de que Seúl se esté planteando permitir la reinstalación de armas nucleares estadounidenses en su territorio, que fueron retiradas a comienzos de la década de los 90 y que el gobierno surcoreano está ahora estudiando recibir de nuevo.

Después de eso, Merkel se ha dirigido al pleno del Bundestag, que celebra hoy su última sesión parlamentaria de la presente legislatura con un debate sobre el estado de la nación en el que Merkel ha denunciado que Corea del Norte está cometiendo «violaciones flagrantes» de la normativa internacional y que Europa debe movilizarse para evitar que continúe la escalada.

«Europa tiene una voz importante en el mundo», ha dicho la canciller alemana, «y debe utilizarla en esta situación». Merkel ya estuvo hablando al respecto con el presidente francés Macron el domingo y estuvieron de acuerdo en que «aquí solamente puede haber una solución por la vía diplomática, por la que debemos luchar con todas nuestras fuerzas». Según ha informado la canciller al parlamento, los ministros de Exteriores de ambos países se reunirán el fin de semana para concretar acciones y nuevas sanciones que la UE debería emitir contra Corea del Norte, sanciones de las que ya ha hablado con Corea del Sur. «El hecho de que Corea del Norte esté situada el mapa a una aparente distancia de nosotros no debe evitar que empleemos todas nuestras fuerzas diplomáticas», ha advertido, llamando a Europa a actuar como un actor requerido en el escenario internacional que debe asumir su responsabilidad y no puede encogerse de hombros ante lo que está pasando.

La convicción de Merkel de que Europa puede ser un actor influyente en la desactivación del conflicto reside en la constancia que tiene de que es quizá el único actor internacional capaz de dialogar directamente con todas las partes y llevar a cabo la necesaria mediación. «Discutiré sobre el asunto con el presidente de Rusia, con el líder de China, y, por supuesto, con Japón y Corea del Sur, pero también con el presidente de EEUU», había avanzado en la televisión pública ARD, subrayando que Europa no puede permanecer en un estado de pasividad.

Hasta el momento, la Comisión Europea ha urgido a Corea del Norte a abandonar las provocaciones que han generado la escalada de la tensión entre Washington y Pyongyang y ha pedido una «desnuclearización» de la península coreana sin «acciones militares». «La desnuclearización de la península de Corea debe lograrse por medios pacíficos», lo que «excluye acciones militares», ha declarado la portavoz comunitaria Catherine Ray, que reconoce la «gran preocupación para la Unión Europea, como para el resto de la comunidad internacional». Bruselas ha pedido vanamente a Corea del Norte que «se abstenga de cualquier provocación adicional que pueda incrementar las tensiones regionales e internacionales». Esa posición, a ojos de Merkel, resulta insuficiente.

En una reciente entrevista publicada por Bild, la canciller alemana adelantó que «no estaré automáticamente del lado de EE.UU. si estalla una guerra», dejando entrever diferencias con la forma en que Donald Trump está gestionando las provocaciones de Corea del Norte y advirtiendo que «la única solución en este asunto es la que puede llegar por la vía diplomática». Su objetivo es convencer a Corea del Norte de que deje de lado sus actividades ilegales y alcanzar una solución pacífica al conflicto, movilizando la diplomacia europea para multiplicar los contactos y las oportunidades de hallar vías de escape de la presión que han generado los «hechos con los que Corea del Norte ha pisoteado la normativa internacional».

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: