Merkel baraja medidas urgentes y una cumbre extraordinaria de la UE

Después del partido contra México, la canciller Angela Merkel se encerró anoche con varios líderes de su partido (CDU) en sesión de crisis. Además de la secretaria general, Annegret Kramp-Karrenbauer, estaban los presidentes regionales Volker Bouffier de Hesse, Armin Laschet de Renania del Norte-Westfalia y Daniel Günther de Schleswig-Holstein.

El objetivo era articular una batería de respuestas para los posibles escenarios que pueden presentarse hoy, después de que el ministro alemán de Interior, Horst Seehofer (CSU), haya anunciado que dará orden a primera hora a la policía alemana de rechazar en la frontera a los refugiados que ya hayan sido registrados previamente en otros países europeos, en contra del criterio de la canciller.

Ganar tiempo
La reunión continuaba al cierre de esta edición. Tanto la CDU como la CSU se reunirán hoy por separado para dar luz verde a las respectivas estrategias mientras el equipo de Merkel, que defiende una solución común europea, trata de ganar tiempo. Esta tarde recibirá la canciller alemana en Berlín al nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, al que espera hacer alguna oferta lo suficientemente atractiva y posiblemente relacionada con el nuevo presupuesto marco de la UE que ablande sus posiciones.

El martes se reunirá con Macron y varios de sus ministros, la primera reunión de los dos gabinetes desde la formación de la nueva gran coalición con los socialdemócratas, un encuentro en el que la canciller tiene puestas muchas esperanzas y en el que los franceses pretenden atar, por su parte, varios cabos de la reforma financiera de Europa a modo de intercambio. Merkel ha pedido a Seehofer que espere hasta la cumbre europea de finales de mes antes de traspasar un punto de no retorno que podría llevar a la disolución de la histórica alianza entre sus dos partidos e incluso a una ruptura de la coalición de gobierno.

Medios alemanes publicaron incluso ayer la organización de una cumbre extraordinaria previa sobre migración y asilo, quizá el próximo fin de semana, con los países más afectados: Grecia, Italia y Austria, aunque a última hora esta información fue desmentida por la Cancillería.

El apoyo de España
Junto a los países de los Balcanes, España estaría también en la lista de contactos. La diplomacia alemana da por hecho que el gobierno de Pedro Sánchez apoyará la propuesta franco-alemana, pero el hecho de quedarse fuera de las negociaciones previas supondría quedarse fuera del diseño y de las contraprestaciones que los socios europeos suelen pedirse en ocasiones como esta a cambio de los respaldos clave. «Quizá sí, de momento no hay nada decidido, estamos en fase de planificación. Tampoco está claro cuándo exactamente podría tener lugar esta cumbre extraordinaria», ha comentado un miembro del Gobierno italiano.

El contenido de la propuesta de Merkel a sus precipitados interlocutores es todavía un misterio, pero a juzgar por las explicaciones que daba el viernes el portavoz de gobierno Steffen Seibert, requiere un acuerdo europeo que no abandone toda la carga de los refugiados en los países periféricos, a través de cuyos puertos llegan a Europa, y que sirva para reforzar la UE, no para debilitarla. Insistiendo en la pregunta, Seibert deja caer solamente que el gobierno de Berlín sigue considerando el acuerdo con Turquía como un ejemplo a seguir con otros países, de modo que la propuesta podría terminar implicando a terceros.

En todo caso, el tiempo juega en contra. Fuentes de la CSU admitían anoche que Seehofer pueda aceptar ese plazo de dos semanas más que pide Merkel, aunque no descarta que al mismo tiempo dé las primeras órdenes para mantener la presión sobre la canciller alemana.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: