Passos Coelho tira la toalla y no se volverá a presentar como presidente de los conservadores portugueses

La situación era insostenible y la fuerte presión sobre el líder conservador portugués, Pedro Passos Coelho, ha desembocado en su renuncia a presentarse a la reelección como presidente del PSD. La debacle en las elecciones municipales del pasado 1 de octubre se lo lleva por delante.

Lo confirmó él mismo este martes en la comisión política previa a la reunión urgente del Consejo Nacional, en vista de que el clima no aconsejaba más decisión que esa.

La catástrofe de los paupérrimos resultados de los conservadores en los comicios locales del domingo convirtieron al ex primer ministo en blanco de las críticas internas, con diversos sectores aflorando prestos a tomar el relevo.

La guerra entre las distintas corrientes estalló en la misma velada poselectoral, que parecía un velatorio por las caras largas que se atisbaban. De manera que era cuestión de horas, ni siquiera de días, porque la tensión se podía cortar.

Incluso se alzaron las voces respondonas en el seno del sector «passista», que trata de convencer al continuista Luís Montenegro para que tome las riendas, aunque él tenía pensado inicialmente aguardar hasta después de las elecciones legislativas de 2019.

Una de las voces más autorizadas de la formación, la ex ministra Manuela Ferreira Leite, ha declarado que «Passos ya no tiene condiciones» como capitán del barco conservador, toda vez que el PSD ha quedado en cuarto lugar en el Ayuntamiento de Lisboa. De hecho, no solo ha sido barrido por los socialistas, sino también por Assunçao Cristas desde el flanco aún más derechista del CDS.

El exalcalde de Oporto Rui Rio, posible sustituto
La veterana Ferreira Leite ya se ha puesto manos a la obra para catapultar a Rui Rio a la primerísima fila, consciente de que el ex alcalde de Oporto se encuentra en plena madurez política y acumula un perfil de líder que no abunda en otros posibles aspirantes.

Varios pesos pesados más le respaldan, como Ângelo Correia o Morais Sarmento, aunque las nuevas generaciones le consideran demasiado «mayor» por sus 60 años y prefieren apostar por Hugo Soares, hoy líder de la bancada parlamentaria.

En consecuencia, ya no hizo falta esperar a las sorpresas de madrugada y Passos Coelho, que atraviesa un difícil momento personal porque su mujer sufre la embestida del cáncer por segunda vez, ha optado por abrir una zanja aún mayor en la formación.

Hace solo dos años triunfó en las últimas elecciones legislativas, pero la falta de mayoría absoluta lo condenó a ser presa de las garras socialistas, que le hincaron el diente apoyados por la izquierda radical a través de una moción de censura. Desde entonces, su deriva resulta patente.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: