Redada en Alemania contra los «Ángeles del infierno»

«No se trata de asociaciones románticas de amor por el motor sino de organizaciones criminales», ha explicado en rueda de prensa el ministro de Interior de Renania Norte-Westfalia, el cristianodemócrata Heribert Reul, al informar sobre la operación policial contra dos organizaciones de moteros, «Hells Angels» (Ángeles del Infierno) y «Clan 81 Germany», que llevaban meses en guerra y que venían causando el caos y el terror en este estado federado alemán. Más de 700 agentes de policía han participado en una redada contra las dos bandas de moteros después de que las autoridades hayan prohibido y disuelto las dos organizaciones. «Su vida cotidiana consiste en violencia, armas, drogas y prostitución forzada», ha denunciado, describiendo que todas esas actividades se inscriben además en la lucha de los miembros de los Ángeles del Infierno por «conquistar poder y territorios de forma agresiva frente a otros clubes a los que considera hostiles». «No quieren competencia en su actividad criminal y funcionan al modo de las mafias», ha denunciado el ministro.

En la redada, que comenzaba de madrugada coordinadamente en varios puntos y en la que también han participado efectivos de las fuerzas especiales de la policía, se han registrado más de cincuenta viviendas y oficinas en dieciséis ciudades, que incluyen Düsseldorf, Wuppertal, Colonia o Leverkusen. «Ya es hora de que hagan algo», se alegraba en Wuppertal una vecina de uno de los locales registrados y según la cual «tenían aterrorizado al vecindario, porque lo hacen todo a la luz del día pero nadie se atreve a decirles nada. Van siempre con sus ruidosas motos y en manada, son muchos y parecen violentos, de manera que atemorizan a quien esté dispuesto a pararse en frente».

Las fuerzas de seguridad, con agentes especializados en criminalidad organizada y evasión de impuestos, incautaron abundante documentación y numerosas pertenencias de miembros de estas dos bandas, desde armas de fuego hasta motos Harley-Davidson. En el informe policial consta la incautación de concretamente de nueve motos, un revólver, quince cuchillos de lucha, once máquinas de juego, varias cantidades de diversas drogas y dinero en metálico por valor de unos 60.000 euros. «El estado de derecho no acepta que proliferen sociedades paralelas que desprecien su autoridad», ha defendido Reul, llamando al resto de los Bundesländer a sumarse a una política de «tolerancia cero» frente a las bandas de moteros.

«La gente tiene miedo»
La redada ha tenido lugar después de que, el pasado mes de agosto, varios policías resultaran heridos durante una pelea de los Ángeles del Infierno con una banda rival. Los enfrentamientos entre las dos bandas se habían recrudecido además tras el verano, hasta que Aygün Mucuk, un líder de la banda ‘Hells Angels’, fue asesinado a principios de mes en la localidad de Hessen. La policía encontró su cuerpo dentro del local de la banda motera y la investigación apunta a una reyerta entre bandas enemigas. «La gente tiene comprensiblemente miedo», ha reconocido el titular de Interior, precisando también que la operación policial tiene como objetivo «garantizar la ley y el orden». Mientras continúan los registros, ni la Policía ni el Gobierno de Renania del Norte-Westfalia han facilitado información sobre posibles detenciones.

Cabe recordar que estas bandas alemanas tienen asentadas ramificaciones en España. El año pasado, fueron registrados varios locales en Ibiza en coordinación con una operación policial alemana similar a la de hoy, concretamente en el polígono de Can Negre, donde disponían de puntos de reunión. Frank Hanebuth, considerado el principal líder de ‘Hells Angels’ en Europa, se refugió en un hotel de la costa atlántica española tras pasar dos años en la cárcel y pagar 60.000 euros de fianza, tras haberle sido imputados delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, encubrimiento y detención ilegal, prostitución, falsedad documental, extorsión, coacción y amenazas, delito contra la salud pública y cohecho.

En Alemania, el Ministerio de Interior del estado federado alemán de Renania Palatinado prohibió y disolvió en 2016 la presunta organización criminal. «La prohibición es una clara señal para los grupos moteros delincuentes. Nuestro estado de derecho es capaz de actuar, no tolerará ningún acto criminal y actuará con toda su fuerza contra ellos por tratarse de un colectivo que deliberadamente ha decidido vivir al margen de la ley», advirtió entonces en un comunicado el ministro regional de Interior, Roger Lewentz. La ilegalización del grupo, con sede en la ciudad de Neuwied, se produjo en paralelo al proceso abierto en la Audiencia provincial de Coblenza contra varios de sus miembros, acusados de crear una organización criminal, y de diferentes delitos de lesiones, extorsión, amenazas y violación de la ley de armas. Pero en las autoridades alemanas se advierte cierto pesimismo porque de nada sirve que la organización sea prohibida aquí o allá, ya que sus miembros no tienen más que arrancar la moto y establecerse a unos cientos de kilómetros de distancia, donde su organización sí es permitida.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: