Redada en Francia contra militantes ultras que planeaban ataques contra mezquitas

Policías de la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI) y su Subdirección anti terrorista (SDAT) han detenido a una docena de sospechosos, militantes o simpatizantes de un grupúsculo de extrema derecha, Acción Francesa (AF), que preparaban ataques a tiros y bombas contra inmigrantes, mezquitas y organizaciones musulmanas.

Los servicios de seguridad del Estado, responsables de la lucha anti terrorista, han practicado las detenciones en la periferia norte de París, en Saint-Denis, y en la periferia de Marsella, cumpliendo la orden de los jueces que instruyen el caso de Logan Nisin (21 años), acusado de asociación de malhechores relacionada con un proyecto terrorista. Detenido, inculpado y encarcelado el 1 de julio pasado, Logan Nisin es un admirador de Anders Breivik, el asesino noruego que mató a tiros a 77 personas en la isla de Utoya (Noruega) el 2011.

Nisin y los detenidos ESTA mañana habían sido reconocidos y fichados a través de su activismo en internet y diversas redes sociales, donde anunciaban “acciones” contra negros, musulmanes, inmigrantes y “ese tipo de gentuza”.

Nisin y varios de sus amigos realizaron prácticas de tiro en numerosos descampados. Según las primeras filtraciones policiales, tras las redadas del miércoles, los detenidos preparaban acciones de alcance muy diverso (bombas más o menos artesanales, tiroteos, “ejecuciones”) contra mitines políticos, asociaciones de inmigrantes, mezquitas y lugares de culto musulmán.

Hace poco más de un año, Patrick Calvar, ex director general de la DGSI, hizo una primera advertencia severa: “Estoy muy inquieto por la radicalización de nuestra sociedad, que está atizando un movimiento de fondo, temible. Si no se pone coto a la radicalización en curso, son de temer enfrentamientos violentos entre la extrema derecha y el mundo musulmán”.

Las últimas detenciones de militantes de extrema derecha, relacionados con acciones violentas, dataN del 14 de julio de 2002, cuando un ultra derechista, Maxime Brunerie (27 años), intentó asesinar a tiros al presidente Jacques Chirac, durante el desfile de la Fiesta nacional, en los Campos Elíseos. Fue condenado a diez años de cárcel.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: