Sigue “estable” en la UCI y a la espera de ser operada la bebé de la mujer que murió en el Valme

EUROPA PRESS

  • La pequeña sufre una “cardiopatía congénita” y los médicos aún están valorando su situación antes de fijar una fecha.
  • Una mujer que acababa de dar a luz muere seccionada por un ascensor en el hospital de Valme.
  • La familia de la víctima se personará en la causa judicial.

La bebé de Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida en el hospital Virgen de Valme de Sevilla capital, en un accidente ocurrido en un ascensor después de que la mujer hubiese dado a luz, sigue “estable” en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del área de neonatos del departamento Materno Infantil del hospital Virgen del Rocío y los médicos continúan valorando su situación, para intervenirla quirúrgicamente de la cardiopatía congénita que sufre, según han informado a Europa Press fuentes hospitalarias.

La bebé recién nacida está recibiendo cuidados médicos relacionados con la “cardiopatía congénita” que le han diagnosticado los especialistas. Dicha dolencia, según las citadas fuentes, requerirá una intervención quirúrgica, aunque los médicos están valorando su situación y aún no tienen fecha para dicha operación.

El accidente en el hospital

Después de dar a luz a su tercera hija mediante una cesárea en el hospital Virgen de Valme, Rocío Cortés, de 25 años y residente en Dos Hermanas, estaba siendo conducida al área de planta, para lo cual un celador introdujo la camilla en uno de los ascensores del hospital. No obstante, el ascensor habría comenzado a subir en un momento en el que el extremo de la camilla donde reposaba la cabeza de la joven estaba fuera de la cabina, lo que provocó que la cabeza quedase aprisionada entre el suelo y el dintel de la misma.

Tal extremo, según reveló el posterior avance de la autopsia, provocó a la joven un traumatismo craneal severo que la condujo a la muerte.

El Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla investiga actualmente las circunstancias del accidente merced a la comunicación del mismo por parte del hospital, y ya ha incorporado la denuncia de la familia de Rocío Cortés contra el hospital Virgen de Valme y la empresa encargada del mantenimiento del ascensor, Orona.

El juzgado, además, está a la espera de recibir el atestado que ultima el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que tras tomar declaración a varias personas relacionadas con los hechos, está pendiente de incorporar todos los informes técnicos solicitados a la dirección del centro hospitalario, la empresa fabricante del ascensor y la empresa encargada de su mantenimiento.

Investigación administrativa

La Junta de Andalucía, de su lado, ha abierto una investigación interna en torno al accidente. En este marco, la dirección del hospital Virgen de Valme ha defendido que el ascensor donde ocurrió el accidente “había pasado todas las revisiones reglamentarias” y la empresa responsable del mantenimiento “realiza revisiones mensuales”. La última de tales revisiones, de hecho, habría sido acometida el pasado 12 de agosto.

Orona, la empresa responsable del mantenimiento de este ascensor desde 2013, sostiene de su lado que la máquina fue fabricada por otra empresa y que la instalación “había pasado sin incidencias la última Inspección Periódica Obligatoria (IPO) en mayo de 2017 a través de un Organismo de Control Autorizado (OCA) independiente”, había superado el pasado 12 de agosto el mantenimiento mensual obligatorio y cumplía la reglamentación vigente para mantenerlo en funcionamiento.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: