Un famoso historiador ruso descuartiza a la joven coautora de sus últimos libros

El célebre historiador ruso, Oleg Sokolov, que fue detenido ayer por la policía rusa tras ser rescatado de un río con una mochila que contenía dos brazos de mujer, ha confesado haber asesinado y desmembrado a su joven compañera, según ha afirmado este domingo su abogado a la agencia AFP.

El gran especialista en Napoleón estaba aparentemente borracho cuando los policías le sacaron ayer por la mañana del río Moïka, en San Petersburgo, la antigua capital imperial de Rusia, con una mochila en la que se encontraron dos brazos de mujer y una pistola.

Se habría caído en el río cuando se disponía a arrojar en él las partes del cuerpo de la joven, según los medios locales, y habría reconocido que tenía la intención de deshacerse del cuerpo antes de suicidarse en público, vestido de Napoleón.

«Ha reconocido su culpabilidad», ha declarado a la AFP Alexandre Potchouev, su abogado, quien ha añadido que el historiador de 63 años, actualmente hospitalizado y en tratamiento por hipotermia, dijo lamentar su acción y estar dispuesto a cooperar con la policía.

Habría reconocido haber matado a su compañera, una antigua alumna de 24 años coautora con él de varios libros, después de una disputa y después haberla decapitado y cortado sus brazos y sus piernas para intentar desembarazarse de ella, según los medios.

Este catedrático de Historia de la Universidad de San Petersburgo, autor de numerosos libros, trabajaba también en Francia como consejero de la Issep, escuela fundada por la antigua diputada de extrema derecha Marion Maréchal, quien lo ha despedido inmediatamente tras el anuncio de su arresto.

«Nos enteramos con horror por la prensa del crimen atroz presuntamente cometido por Oleg Sokolov. Siendo profesor de la cátedra de historia moderna de la universidad de San Petersburgo, y que ha sido profesor visitante de estudios en la Escuela práctica de altos estudios en la Sorbona, condecorado con la Legión de honor francesa, no imaginamos que pudiera cometer este odioso acto», explicaba ayer en un comunicado el Instituto de ciencias sociales, económicas y políticas (Issep).

Admirador de Napoléon, Sokolov era, según sus estudiantes, un profesor con talento, que hablaba francás y podía interpretar papeles tanto de Napoleón como de sus generales. Pero parecía también «raro», le gustaba vestirse de Napoléon, llamando a su compañera «Josefina», y le gustaba hacerse llamar «Sire».

A su compañera, Anastassia Echchenko, de 24 años, también le apasionaba el periodo napoleónico y le gustaba vestir con trajes de época.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: