Una mayoría de países apoyan excluir a Venezuela de la OEA

La 48ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) debate desde este lunes la grave crisis de Venezuela, a petición del Grupo de Lima. Se ha propuesto suspender la pertenencia del país caribeño a esta entidad, desconocer la reelección de Nicolás Maduro e impulsar ante la Corte Penal Internacional la investigación sobre crímenes de lesa humanidad.

La propuesta de suspensión ganaba ayer apoyos y ya contaba con los 18 votos necesarios para iniciar el proceso, dijeron a Efe dos fuentes diplomáticas. Lo que no han conseguido aún los impulsores de la medida son los 24 necesarios para aprobarla en una futura Asamblea extraordinaria, si es que finalmente se convoca.

Además, diversos países plantearon abordar la crisis de Nicaragua, que ha dejado más de un centenar de muertos y casi un millar de heridos.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, destacó en su discurso inaugural los valores de la democracia y sus precursores en la región y aseguró que el continente debe estar «definitivamente libre de dictaduras».

En cambio, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, protestó por la inclusión de la cuestión de su país en la agenda. Según dijo, la Venezuela de Maduro no es la Panamá de Noriega, y destacó que Maduro fue «elegido» con el 68% de los votos en las elecciones del 20 de mayo, que la mayor parte de la oposición y numerosos países consideran una «farsa». «No nos interesa lo que piensen los países. Estamos contando los días para retirarnos de esta organización», anunció Arreaza. También se quejó de la ingratitud de los vecinos: «Venezuela ha entregado el 27% de dos millones de viviendas a familias colombianas. No hemos recibido más que agresiones de parte del gobierno de Colombia».

Sanciones
La aprobación de una resolución sobre Venezuela en la OEA permitiría establecer el criterio de legalidad y legitimidad del continente americano frente al Gobierno venezolano y propiciar cambios en las relaciones diplomáticas, la imposición de sanciones y la restricción de visados.

EE.UU. está presionando para conseguir la suspensión de Venezuela de la OEA, la mayor forma de sanción que tiene el organismo y que solo ha aplicado a dos naciones: Honduras, en 2009, después del golpe de Estado que depuso a Manuel Zelaya como presidente, y Cuba, tras el triunfo de la Revolución de Fidel Castro en 1959.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, manifestó ante la Asamblea General de la OEA que las sanciones contra Nicolás Maduro y su gabinete ministerial seguirán vigentes, pese a las liberaciones con medidas cautelares de los presos políticos. «Solicitamos suspender a Venezuela de organización hasta que se celebren elecciones libres», dijo Pompeo. Y añadió: «Si bien vemos con beneplácito la liberación de presos políticos, nuestra política hacia Venezuela se mantiene intacta. Promovemos que sigan las sanciones y el aislamiento por el bien de la región y del mundo».

En esa línea, el ministro de Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes, advirtió de que «no puede haber democracia sin libertad de prensa, de asociación, sin un poder judicial independiente». «No hay democracia cuando los ciudadanos que manifiestan su oposición son encarcelados», insistió durante la Asamblea.

La excarcelación de presos políticos con medidas cautelares, como presentarse ante los tribunales el 30 de cada mes, prohibición de salida e inhabilitación política, ha sido otro engaño de Maduro, pues solo 39 son presos políticos, y la otra mitad de los 79 beneficiados son delincuentes comunes.

Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano, dijo que aún quedan 315 presos políticos y que el régimen ha dado «gato por liebre» en el asunto de la pacificación. Este martes o miércoles, según supo ABC, se convocará la tercera ronda de liberación. Hay expectativas de que el líder opositor Leopoldo López, actualmente en arresto domiciliario, se incluya entre los liberados. Así mismo, se espera pudieran ser puestos en libertad los jóvenes Lorent Saleh y Vilca Fernández, ambos recluidos en el Helicoide, sede de la policía secreta (Sebin).

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: