Administraciones y empresas se comprometen con el papel de Valladolid y la UVA en la exploración de Marte

EUROPA PRESS

  • VALLADOLID, 9 (EUROPA PRESS)

Administraciones y sector empresarial de Castilla y León y Valladolid han firmado este miércoles un protocolo para potenciar la participación de la Universidad de Valladolid (UVA) en las misiones de exploración de Marte, así como mejorar el retorno en el tejido productivo y la sociedad de la ciudad y la comunidad autónoma.

El protocolo lo han rubricado el rector de la UVA, Antonio Largo; la consejera de Educación de la Junta de Castilla y León, Rocío Lucas; el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar; el de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, Víctor Caramanzana, y la de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángela de Miguel.

Con ello se busca aprovechar mejor el hecho de que, como ha señalado el rector, «un pedacito de Castilla y León vaya a Marte» y que esta generación de conocimiento «no se pierda y pueda ser transferido» al tejido empresarial de la Comunidad.

Actualmente, el equipo de investigación Erica participa en las misiones ExoMars de la Agencia Espacial Europea (ESA), dirigida a buscar restos de vida en el planeta rojo, y Mars 2020, de su homóloga estadounidense, la NASA, que será lanzada el próximo mes de julio con el objetivo de analizar química y estructuralmente la superficie marciana y preparar el camino a las futuras misiones de retorno y con presencia humana en Marte.

A estas se suma una tercera misión liderada por Japón y a la que la UVA acaba de unirse hace escasos días, la cual se orienta a la exploración del satélite marciano Fobos y que está prevista para 2024, según ha anunciado el catedrático emérito de esta universidad Fernando Rull.

Rull ha estado acompañado por el representante de la NASA en España, Anthony Carro, con quien ha descrito el instrumento SuperCam en el que participa la UVA para la misión Mars 2020. Este instrumento combina técnicas espectroscópicas para analizar química y estructuralmente la superficie del planeta rojo a distancia.

Como novedad, este sistema permite la calibración individual de cada técnica y la calibración cruzada entre ellas, ya que actualmente ésta requiere de un sistema propio para cada técnica, como ocurre, por ejemplo, en la misión Curiosity. Además, la misión registrará por primera vez sonido en Marte, concretamente el impacto de los pulsos láser de los instrumentos del ‘rover’ sobre la superficie del planeta.

EQUIPO INTERNACIONAL

Es precisamente el sistema de calibración de este nuevo instrumento, que irá acoplado en el vehículo de exploración espacial o ‘rover’, el trabajo asignado por la NASA a la Universidad de Valladolid. Junto a Estados Unidos y España, participan en la misión investigadores de distintas disciplinas procedentes de Francia, Canadá y Dinamarca.

Antonio Largo ha subrayado que se trata de un «hito de gran trascendencia» para la institución académica, que tendrá «un papel relevante» en la operación en Marte y en las decisiones tácticas asociadas a dicha operación, así como en la explotación y divulgación de los resultados que se obtengan.

Rull ha destacado que este nuevo sistema es «mucho más sofisiticado» que el que lleva ahora mismo Curiosity. Junto a esta nueva tecnología, la misión Mars 2020 llevará consigo un fragmento de meteorito procedente de Marte que cayó en la Tierra y que de esta forma, la NASA «lo va a devolver a casa».

Como ha destacado el catedrático, todo el instrumental ha debido superar una serie de pruebas para poder superar las condiciones que la misión enfrentará al posarse sobre Marte. Así, deberá soportar una fuerza de 4.000 G -muy superior a los 120 ó 130 que, como ha explicado a modo de comparación, llega a soportar un Fórmula 1 en un accidente-.

Una vez superados todos los test, también la logística fue compleja, ya que hubo de ser enviado vía Francia dada la imposibilidad de hacerlo en un vuelo convencional, pues los dispositivos no pueden ser escaneados ni abiertos en los controles de seguridad de un aeropuerto.

Fernando Rull ha subrayado, asimismo, las aplicaciones que esta tecnología ofrece en la Tierra, tanto medioambientales -expediciones al Ártico-, como de conservación del patrimonio -restauración de la Catedral de Burgos o del documento fundacional del Colegio de Santa Cruz de Valladolid- y para la salud -detección de patologías-.

Anthony Carro, por su parte, ha defendido la exploración a Marte para poder «saber algo de la vida fuera de la Tierra», ya que al margen de los nuevos exoplanetas (cuyo descubrimiento ha sido reconocido con el Premio Nobel de Física), en el Sistema Solar sólo en Marte y en algunos satélites de Júpiter y Saturno podría encontrarse «algún tipo de vida».

EXPLORACIÓN DE MARTE

Mars 2020 -que se lanzará en julio de 2020 y llegará a su destino entre siete y ocho meses más tarde- también explorará un cráter que se cree que pudo alojar un lago con hasta 200 metros de profundidad. Toda la información obtenida del plante rojo resultará útil para una hipotética llegada del ser humano, a la cual contribuirá la estación permanente que para el año 2024 se aspira a establecer en la Luna.

En cuanto a la misión ExoMars de la ESA, el equipo Erica dirige el instrumento Raman para la detección de vida en Marte, el primero de la historia con esta técnica que ha sido calificado y verificado para el espacio. Junto a eso, en 2024 la misión japonesa a Fobos, a la que se ha unido la universidad vallisoletana, buscará recoger muestras de este satélite.

Fernando Rull ha ensalzado la participación de una universidad de tamaño medio como la UVA en nada menos que tres misiones a Marte, algo que «muy pocas en el mundo» pueden llevar a cabo, lo que también ha reconocido, a través de un vídeo, el investigador principal del instrumento SuperCam de la Mars2020, Roger Wiens, desde el Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México (Estados Unidos).

Tanto el Ayuntamiento de Valladolid como la Junta de Castilla y León se han comprometido a aportar cada uno 40.000 euros para contribuir a la tarea investigadora de la UVA en esta materia y favorecer la aplicación de sus investigaciones a nivel empresarial.

El alcalde, Óscar Puente, ha defendido la «investigación puntera» que se hace en Valladolid y en Castilla y León, mientras que la consejera de Educación, Rocío Lucas, ha subrayado que esta ciencia nacida en la Comunidad «cambiará el mundo», al tiempo que se ha felicitado por que la antigua carrera espacial por llegar antes haya derivado a otra «conjunta» entre países para «llegar más lejos».

Lucas ha subrayado la «obligación moral» de la Administración con el I+D+i como un «contrato con la sociedad y el progreso», en tanto que el presidente de la Diputación, Conrado Íscar, ha apostado por la investigación para avanzar en «el progreso y el bienestar de la sociedad», así como por situar a la provincia en la «vanguardia» de la investigación.

Por último, la presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, ha abogado por la implicación de las empresas en estos proyectos, mientras que el presidente de la Cámara de Comercio, Víctor Caramanzana, ha llamado a los vallisoletanos a sentirse «orgullosos» por el trabajo de sus investigadores.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: