Carmena abre en el centro una oficina para evitar los abusos en el alquiler

FCO. PELAYO

  • El distrito ya asesora a sus vecinos sobre sus contratos de arrendamiento. 
  • Cada vez más propietarios quiere destinar su piso a uso turístico. 

Mercedes (nombre ficticio) lleva 40 años viviendo en el barrio de Lavapiés. Hace unas semanas, su casero le dijo que tenía que marcharse. La pretensión del propietario de la vivienda era que esta mujer, ya de avanzada edad, abandonase la que ha sido su casa toda la vida. Pero se encontró con un problema: no había contrato ninguno entre las partes. De finales de los años 70 hasta ahora todo había sido de palabra, como se hacía antiguamente entre las familias. “Vino a vernos y le dijimos que era importante que tuviese documentos que demostrasen que había vivido allí durante ese tiempo. Por fortuna, ella guardaba las facturas de los suministros y puede demostrar que ha tenido esa vinculación con la casa, por lo que por ahora no la pueden echar”, explica Manolo Osuna, miembro de la Asociación de Vecinos La Corrala.

Este colectivo ciudadano de Lavapiés ha sido una pieza fundamental para impulsar el nuevo servicio de asesoramiento jurídico gratuito sobre alquileres que se puso en marcha la semana pasada para las personas empadronadas en el distrito Centro. “Nosotros mismos y otras entidades ya se encargaban de asesorar por su cuenta a los vecinos, pero creo que este nuevo servicio es muy necesario porque hay numerosos intentos de abusos con el tema del alquiler en el distrito”, asegura Osuna, que aconseja a los inquilinos que guarden todos los recibos. “Muchos propietarios devuelven los pagos del alquiler para alegar posteriormente el impago de las rentas como excusa para echar al inquilino”, desvela.

“El servicio responde a las demandas vecinales que lo solicitaban desde hacía un tiempo”, indica el Ayuntamiento de Madrid en una nota informativa que precisa que las personas encargadas de atender a los vecinos les asesorarán sobre cuestiones como duración de los contratos, subidas de renta, gastos de comunidad, subarrendamientos, desahucios por impago, fianzas o cláusulas abusivas.

La clave de esta fiebre por modificar, elevar la renta o no renovar el contrato de alquiler a inquilinos que llevan muchos años la ofrece el propio portavoz vecinal. “En los años 90 nadie quería vivir en Lavapiés porque consideraban que era una zona donde solo había delincuencia e inseguridad. Ahora, con los pisos turísticos todos están viendo en sus viviendas a la gallina de los huevos de oro”, sostiene Osuna, quien afirma que las subidas que proponen en la mayoría de los casos los propietarios son del 100%: “Están pidiendo a las familias que pasen de pagar 500 euros a 1.000. Quieren echarlas para alquilar su vivienda como piso turístico”.

El portavoz vecinal reconoce, sin embargo, que en la mayoría de los casos poco pueden hacer por sus vecinos: “Si ninguna de las partes dice nada, el contrato se renueva automáticamente. Pero si el propietario decide subir el alquiler o no renovar el acuerdo poco se puede hacer. Ahora la ley establece un contrato de tres años (antes cinco) renovable posteriormente año a año”.

Según un estudio realizado por la consultora Red2Red Consultores para el Ayuntamiento de Madrid, la ratio de alojamientos turísticos en el distrito Centro es de 1,23 por cada diez hogares, lo que supone más del 10%. El número total de viviendas de uso turístico está en torno a las 8.000 en un distrito con casi 89.500 hogares. Llama la atención la alta presencia de pisos turísticos en Sol, con 3,12 por cada diez hogares, muy por delante de Cortes (1,64)–Huertas–, Justicia (1,20)–Tribunal y Chueca–, Palacio (1,09) –incluye La Latina–, Universidad (1,09) –Malasaña– y Embajadores (0,99) –Lavapiés–.

Esta proliferación de viviendas turísticas en el distrito Centro ha provocado un aumento de hasta un 24% en el precio del alquiler en tan solo dos años, ya el metro cuadrado ha pasado de costar 15,3 euros en 2015 a 19 en 2017, según datos del portal especializado idealista. La cifra es superior a la de la media general de toda la ciudad.

El servicio de asesoramiento de alquiler está en el Centro Cultural Lavapiés, en la calle Olivar, 46, en su tercera planta. Funciona los lunes de 14:30 a 19:30 y los miércoles y viernes de 9:30 a 14:30 horas, dando la oportunidad de que se pueda adecuar a los horarios laborales de los afectadas.

Fuencarral, distrito pionero

El servicio de asesoramiento de alquiler de Centro no es el primero que hay en Madrid de estas características. En marzo de 2017, ya se puso en funcionamiento esta herramiento de consulta vecinal en Fuencarral-El Pardo, que acumula desde entonces 2.885 atenciones, entre solicitantes de vivienda, personas alojadas y viviendas alquiladas. El Consistorio espera próximamente poder contar con oficinas de similares características en Villaverde y Vicálvaro, aunque la intención es que se extienda a todos los distritos.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: