Carmena concede una moratoria a los ‘riders’ para que puedan repartir en moto en Madrid Central hasta las 00.00 horas

LOLITA BELENGUER

  • La medida se extiende hasta el 30 de junio y afecta a las motos con etiqueta B y C.
  • hasta las doce de la noche y puedan así cubrir el pico de trabajo que registran por la noche para repartir cenas a domicilio.

    Fuentes del Área de Medio Ambiente y Movilidad han adelantado a 20minutos que este acuerdo se ha alcanzado con los mensajeros de las empresas de reparto para atender especialmente “las entregas de comida” en horario nocturno y que puedan “terminar la jornada”.

    Si desde que el pasado sábado, cuando el Consistorio comenzó a sancionar el acceso indebido a Madrid Central, el horario de entrada para los repartidores con vehículos con etiqueta ambiental C y B era de 7 de la mañana a diez de la noche, este horario se amplía ahora hasta las 23.59 horas para los motoristas repartidores o mensajeros.

    La moratoria, que afecta exclusivamente “a los motoristas repartidores”, durará hasta el próximo 30 de junio. A partir del 1 de julio, el Ayuntamiento confía en que estos trabajadores y empresas hayan “adaptado o reorganizado su flota de vehículos” para poder cumplir con la restricción horaria que contempla la normativa de Madrid Central para transportistas, esto es, en horario de 07.00 a 22.00 horas.

    Según explican fuentes municipales, para poder acogerse a esta moratoria, las empresas tendrán que realizar —”sin coste por parte de Madrid Central”— una declaración responsable “de que la actividad que realiza es la mensajería o el reparto y las matrículas correspondientes, entre otros datos” en cualquiera de los registros del Ayuntamiento. Por su parte, los empleados deberán presentar declaración responsable de que la actividad que desarrollan es mensajería o reparto y datos como el epígrafe del IAE en el que están dados de alta.

    El Ayuntamiento atiende así una de las principales peticiones de los ‘riders’ de empresas como Glovo o Deliveroo, cuyos picos de trabajo se registran entre las 21 y las 01.00 horas, especialmente durante los fines de semana.

    Obligados a descartar pedidos

    Chechu es repartidor de Glovo y desde el pasado sábado, con Madrid Central en vigor, ha tenido que rechazar tres repartos por no poder acceder a la nueva zona de acceso restringido desde las 22.00 horas. “Algunos de mis compañeros han tenido que descartar hasta 20 pedidos“, cuenta a 20minutos.

    Este repartidor, que prefiere no dar más datos identificativos, asegura que “la gente está mosqueada” porque hasta el momento, la empresa les estaba ofreciendo la posibilidad de llegar hasta los límites de la nueva APR de Madrid Central y allí reasignar la entrega a otro compañero que trabaje en vehículo autorizado (como bicicleta), con la consiguiente pérdida de tiempo y dinero.

    Chechu no se plantea cambiar a moto eléctrica porque considera que una alternativa “impensable” puesto que las baterías duran “unas cuatro horas” y sus jornadas de trabajo abarcan hasta doce horas. “La autonomía de las motos eléctricas no es suficiente, además hay muchos robos de baterías últimamente”, lamenta. La bicicleta, en su caso —”con 45 años”—, tampoco es una opción que baraje.

    Si bien considera que este acuerdo con el Ayuntamiento es una “solución” porque en el centro es “donde más establecimientos hay”, se pregunta qué va a pasar “con los compañeros que utilizan motos antiguas que ni siquiera tienen etiqueta ambiental y les obligan a cambiar de vehículo”. Chechu opina que cuando termine esta moratoria, “conseguirán echarnos, y eso es un problema porque nosotros queremos trabajar y los clientes, recibir pedidos“.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: