Colau prepara un ‘tarifazo’ en el transporte público de Barcelona para el año que viene

ISABEL SERRANO

  • El incremento medio previsto es del 2% para los títulos de transporte público.
  • La T-10 llegaría a los 10 euros o más por primera vez desde 2015.
  • Hay varias propuestas sobre la mesa de negociación y una prevé en la T-50/30 uno de los incrementos más elevados, del 11,75%.
  • (ATM) -que incluye a la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el Área Metropolitana de Barcelona- aprobará las nuevas tarifas del transporte público para 2018.

    Hace meses que se están estudiando diferentes propuestas realizadas por las administraciones y estos días la ATM cerrará los precios definitivos que entrarán en vigor el 1 de enero de 2018.

    Según han explicado a 20minutos fuentes conocedoras de la negociación, la subida global de los precios gira en torno al 2% pero, aplicada a uno u otro título de transporte, provoca una variación importante en los precios del resto.

    Una propuesta contempla que la T-10 suba hasta los 10 euros (desde el 2015 este título de diez viajes cuesta 9,95 euros gracias al acuerdo al que llegaron CiU y el PSC). Esto supondrá que tenga un incremento de precios del 6,97% el billete sencillo, que de los 2,15 euros de este año pasaría a costar 2,30 euros, y del 7% la T-50/30, que pasa de los 42,50 euros actuales a costar 45,55 euros.

    En el caso de la T-Mes, este supuesto prevé un incremento del 5,9%, y pasará de tener un precio de 52,75 euros a 55,90; el mismo que la T-Jove, que pasa de costar 105 euros a 111,20 euros cada tres meses.

    Otra de las propuestas que están sobre la mesa sigue la filosofía de penalizar a los usuarios esporádicos del transporte público y favorecer a aquellos que son habituales. En este caso, el billete sencillo llega a los 2,20 euros (+2,20%), la T-10 sube hasta los 10,15 euros (+2,01%) y el incremento más espectacular, del 11,76%, lo experimenta la T-50/30, que pasa a costar cinco euros más: de 42,50 a 47,59 euros.

    En cambio, esta propuesta supone un descenso en el precio de T-Mes del 1,40%, que pasaría de costar los 52,75 euros actuales a 52 euros al mes; en el caso de T-Jove el precio se mantendría igual, en 105 euros al trimestre, y en el de la T-Trimestre, en 142 euros.

    Hace tan solo una semana la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ya avisó de que el Ayuntamiento ha pasado de aportar 90 millones de euros al sistema de transporte público en 2014 a 136,6 millones en 2017 y exigió al Gobierno de Mariano Rajoy que “aumente su aportación”, algo que recordó pidieron por carta junto con la Generalitat y la AMB pero a lo que el Estado “no ha respondido”.

    En este sentido, Colau aseguró que la voluntad del Consistorio es congelar de nuevo las tarifas del transporte público para 2018, pero recordó que no solo depende del Ayuntamiento. El Consistorio hace meses que denuncia la escasa aportación del Estado y la repercusión que ello puede tener en los precios del transporte.

    Si finalmente se aplica este incremento en las tarifas del transporte público en Barcelona, supondría romper con la tendencia que la ATM mantiene desde hace tres años. 2014 fue el último año de subidas, cuando las tarifas se encarecieron de media un 3,5%.

    La PTP pide fidelizar usuarios

    Tarifa plana. El presidente de la asociación para la Promoción del Transporte Público (PTP), Ricard Riol, asegura a 20minutos que la solución para el transporte público es «fidelizar usuarios, y una de las fórmulas es establecer una tarifa plana».

    T-Mes. Mientras se despliega la T-Mobilitat (finales de 2018), Riol apuesta por una T-Mes que tenga un «uso ilimitado y que sea rentable a partir de los 40 viajes por un precio de 42,50 euros».

    Tensiones territoriales. La PTP denuncia que la diferencia actual por zonas genera «tensiones territoriales por las distancias» y que lo más razonable es «una tarjeta variable» que premie un uso intensivo del transporte.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: