Del Olmo ve en el Plan Director el instrumento “idóneo” para la industria aunque la oposición señala “carencias”

EUROPA PRESS

  • VALLADOLID, 5 (EUROPA PRESS)

La consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha defendido este martes ante el Pleno de las Cortes el nuevo Plan Director de Promoción Industrial aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado 8 de junio como el instrumento “idóneo” para afrontar los retos de la industria de la Comunidad y “fortalecer el sector”.

Se trata de un Plan que nace fruto del acuerdo para la reindustrialización de Castilla y León rubricado el pasado 29 de marzo, además de con el PP, con PSOE, Podemos, Ciudadanos (Cs) y Unión del Pueblo Leonés (UPL), formaciones de oposición que han reiterado su apoyo al mismo, si bien han señalado las “carencias” que, a su juicio, presenta el texto.

Junto al apoyo de los grupos políticos, Del Olmo ha recordado que esta Plan, que prevé una inversión de 836,6 millones de euros, está avalado por los agentes económicos y sociales.

El Plan Director de Promoción Industrial plantea cuatro objetivos generales entre los que destaca reindustrializar y avanzar hacia el liderazgo industrial de manera que la industria manufacturera represente el 20 por ciento del Valor Añadido Bruto (VAB) de Castilla y León en 2020.

El segundo reto es incrementar el gasto público en I+D+i hasta alcanzar el 3 por ciento del gasto no financiero de las consejerías en 2019 y llegar al 3 por ciento del PIB entre la inversión pública y la privada en el horizonte del plan.

El texto programa medidas para favorecer nuevas actividades productivas, potenciar los recursos endógenos y reforzar los sectores más consolidados mientras que el cuarto desafío pasa por aumentar el tamaño de las empresas.

EJES DEL PLAN

Las políticas se estructuran en cinco ejes como la dimensión del tejido industrial que incluye apoyo al emprendimiento y captación de inversiones; innovación tecnológica y digitalización donde se prevén medidas para la adaptación a la industria 4.0, de formación y para la transferencia del conocimiento; internacionalización para ampliar la base de compañías exportadoras y diversificar; financiación con la Lanzadera Financiera como palanca, y entorno industrial con iniciativas en materia de infraestructuras y suelo, simplificación administrativa o de índole energética.

Del Olmo ha precisado que el documento presta “especial atención” a los seis sectores que la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3) de Castilla y León 2014-2020 cataloga como prioritarios por su capacidad generadora de riqueza y empleo: agroalimentación; automoción, componentes y equipos; salud y calidad de vida; energía y medio ambiente industrial; hábitat; industria cultural, y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

El plan se completa con la regulación de dos instrumentos diseñados para responder a “situaciones excepcionales” como la declaración de Proyecto Industrial Prioritario de toda propuesta de inversión que suponga una “expansión significativa” del tejido industrial de Castilla y León o contribuya a su consolidación.

La segunda herramienta es la aprobación de Programas Territoriales de Fomento, que implican la adopción de medidas específicas en uno o varios territorios para garantizar un desarrollo equilibrado de la industria en la Comunidad, que también garantice la cohesión social, con especial cuidado al medio rural.

Durante su intervención ante el Hemiciclo, Pilar del Olmo ha sustentando la “relevancia” del Plan Director de Promoción Industrial para Castilla y León en la importancia que tiene este sector en términos de riqueza y empleo, “un hecho compartido por todos los agentes políticos, económicos y sociales que se han implicado en su elaboración”.

Según ha recordado a modo de ejemplo, la actividad manufacturera representa el 17,7 por ciento del VAB autonómico frente al peso del 14,2 por ciento en el conjunto nacional. La Comunidad alberga el 5,9 por ciento de las industrias del país y el sector industrial da empleo al 17

por ciento de los ocupados castellanoleoneses, mientras que en España este porcentaje es del 13,8 por ciento.

LIBRO BLANCO

A pesar de su apoyo, el presidente del Grupo Parlamentario Socialista, Javier Izquierdo, ha reclamado la redacción de un ‘libro blanco’ que recoja de qué manera hay que gastar el dinero destinado a I+D+i, así como “dar estabilidad” a las partidas para este concepto.

Asimismo, ha recordado que en el texto se han recogido “muchas” de sus aportaciones para combatir aspectos como los desequilibrios territoriales, la exclusión del ‘fracking’ o la apuesta por el carbón autóctono. Sobre este punto, ha defendido la expropiación de las centrales térmicas si sus empresas titulares persistan en no quemar carbón autóctono.

Sin dejar el aspecto energético, Javier Izquierdo ha lamentado que la aportación de Castilla y Léon a la historia de las renovables hayan sido tramas como la eólica y la solar, y ha acusado al PP de usar la Comunidad como “cobaya” con la continuidad de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos.

Por último, el presidente del Grupo Socialista ha alertado a la consejera de la pérdida de peso de la industria en el conjunto del PIB español.

En esta línea ha coincidido el procurador de Podemos Ricardo López Prieto, quien ha ratificado su apoyo al pacto por “lealtad” hacia los castellanoleoneses, pero ha expresado su “desconfianza” hacia el Gobierno del PP.

Así, López Prieto ha incidido en el “escaso” esfuerzo inversor del PP en materia de I+D+i, hasta el punto de acusarlos de convertir a la Comunidad en un “desierto tecnológico” y ha enfatizado el objetivo del Plan de corregir esta situación, así como los desequilibrios territoriales que hacen que algunas zonas tengan “un negro futuro”.

“INSUFICIENCIAS”

Por parte de Cs, Manuel Mitadiel se ha centrado en las “insuficiencias” del Plan, como su “escaso” marco temporal de planificación para algo que da resultados “a medio y largo plazo” y ha echado en falta una evaluación de lo realizado anteriormente, algo que ha achacado a la “inmediatez” de la política.

Además, ha advertido de que la mayoría de las medidas contenidas en el Plan “ya se están aplicando” y “se van a seguir aplicando sin saber si son eficaces”, al tiempo que ha lamentado que todas las líneas tengan la misma prioridad, lo que restará, a su juicio, efectividad a aquellas que resulten más necesarias. No obstante, ha defendido el Plan en su conjunto y le ha pedido a la consejera que lo “ejecute”, algo que “no suele hacer habitualmente”.

En el “reequilibrio” territorial ha ahondado el procurador de la UPL, Luis Mariano Santos Reyero, a fin de evitar que haya “polos ricos y polos pobres” en la Comunidad, algo que, a su juicio, a sido la dinámica de la Comunidad “en los últimos 30 años”, mientras que el procurador ‘popular’ Salvador Cruz ha subrayado que el nuevo Plan supone “una oportunidad que nace fruto del consenso y el diálogo”.

La única formación que se ha desmarcado del acuerdo, como ya hiciera el pasado 29 de marzo, ha sido Izquierda Unida-Equo, cuyo procurador, José Sarrión, ha defendido que los motivos por los que no tomó parte en entonces “se mantienen” y ha repasado algunos de los factores que le impiden apoyarlo.

Entre ellos, ha señalado la “ausencia de una política de horizonte industrial a largo plazo”, la “eliminación de consideraciones macroeconómicas en proceso productivo” a favor de una visión “de predominio microeconómica de potenciación de la empresa privada”. También ha criticado el “énfasis de transnacionalización” para atraer capital extranjero que “genera dependencia”.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: