El Gobierno da el primer paso para aplicar el artículo 155: envía un requerimiento a Puigdemont

M. M. / VÍDEO: AGENCIA ATLAS

  • Mariano Rajoy preguntará al presidente de Cataluña si ha declarado o no la independencia; en función de lo que conteste, tomará unas medidas u otras.
  • El presidente del Gobierno ha realizado una comparecencia sin preguntas en Moncloa tras una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros.
  • , para que aclare, tras su polémica comparecencia de ayer, si ha declarado o no la independencia. Es decir, ha dado el primer paso para la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución.

    Así lo ha anunciado Mariano Rajoy tras celebrar este miércoles un Consejo de Ministros extraordinario y solo unas horas después de que Puigdemont ‘asumiera’ el mandato -dado, supuestamente, por las urnas el pasado 1-O- de declarar la independencia y, a continuación, pidiera que el Parlament suspendiera los efectos de una futura DUI que, en en la práctica, no se produjo en ningún momento.

    La “confusión” generada en Cataluña tras su sucedido en el Parlament, según Rajoy, lleva al Ejecutivo a intentar ofrecer “claridad y seguridad jurídica”, de ahí que pida explicaciones sobre el discurso de Puigdemont y el documento firmado después por los diputados de Junts Pel Sí y la CUP. En función de la respuesta, tomará unas medidas u otras.

    La aplicación del artículo 155 se consideraría una “coerción federal” y nunca se ha hecho antes en nuestro país; según los expertos, no implicaría una suspensión de la autonomía ni de los órganos de la comunidad en cuestión. En su artículo primero, dice lo siguiente:

    “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”.

    Si Puigdemont, por tanto, no atendiera al supuesto requerimiento del Gobierno -o confirma una declaración formal de independencia-, sería el turno del Senado, cuyo reglamento -artículo 189- regula los pasos siguientes. Ahora bien, “si el señor Puigdemont manifiesta su voluntad de respetar la legalidad y restablecer la normalidad institucional, se pondría fin a un periodo de inestabilidad, tensiones y quiebra de la convivencia”.

    No hay plazos establecidos en la Constitución para la contestación al requerimiento y el presidente del Gobierno tampoco ha dado ninguno; sí ha dicho literalmente que es, en todo caso, un “paso previo” a la aplicación de “cualquier medida” contemplada dentro del 155. “Si Puigdemont vuelve a la legalidad, se pone fin a la incertidumbre. Abogamos por recuperar la normalidad institucional”, ha añadido.

    El Gobierno solicitó el martes, eso sí, el aplazamiento de las preguntas e interpelaciones previstas en la sesión de control del Congreso de este miércoles, cuyo inicio estaba previsto para las 9 horas; la presidenta del Congreso, Ana Pastor, retrasó finalmente dos horas el inicio del Pleno. PSOE y Ciudadanos retiraron después algunas de sus preguntas a miembros del Gobierno.

    En la contestación Puigdemont “también tiene la oportunidad de atender al clamor y a las peticiones que desde tantos ámbitos se le han hecho llegar para recuperar la convivencia armónica y la seguridad jurídica en Cataluña”, ha afirmado el presidente, que ha terminado diciendo que él seguirá “actuando, como hasta ahora, con prudencia y responsabilidad y teniendo siempre presente el interés general de los catalanes y del conjunto de los españoles”.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: