El incivismo dificulta caminar por Barcelona

ISABEL SERRANO

  • Motos, bicis y patinetes por las aceras, o los mercadillos callejeros se convierten en barreras.
  • La norma existe, dicen desde Barcelona Camina, pero no la cumplimos.

El mal uso del espacio público que hacemos los barceloneses ha convertido la ciudad en una verdadera gimcana para los peatones que en su recorrido deben sortear todo tipo de obstáculos. Motos mal aparcadas, bicicletas y patinetes circulando por las aceras, anuncios de comercios en el exterior de los establecimientos, terrazas que ocupan más de lo permitido, por no hablar del top manta que se ha instalado de forma casi permanente en la ciudad.

En total Barcelona cuenta con más de 100 hectáreas de zonas de peatones, y se hacen más de 2.500.000 desplazamientos a pie: “Es el medio de transporte más utilizado en la ciudad” asegura a 20minutos.es Joan Esteveordal, presidente de la asociación Barcelona Camina. Pero también, los últimos años, esta accesibilidad ha menguado y todas las aceras están ocupadas.

“Las normas para regular el espacio público están aprobadas”, recuerda Esteveornal. Y es que Barcelona dispone de ordenanzas pioneras que regulan la circulación de patinetes eléctricos y otros artilugios de movilidad personal y desde septiembre multa a los que circulen por las aceras. Los mismo ocurre con las bicicletas que desde el 1 de enero no pueden circular por aceras de menos de 4,75 metros; y las motos que están mal aparcadas se enfrentan a una sanción mínima de 50 euros.

Ante ello, Joan Esteveordal concluye que “hasta que no asumamos que somos incívicos, y cambiemos, todas estas normas no sirven para nada”. Asegura que la solución pasa por realizar campañas informativas dirigida a los ciudadanos y “provocar” este cambio de actitud. “Se debe sensibilizar a las personas que somos las que hemos de cumplir las normas. Solo multar no es suficiente”, afirma. Para ello, Barcelona Camina urge a las administraciones a realizar campañas de sensibilización para cambiar hábitos.

Triciclos y top manta dificultan el paseo por el final de la Rambla y la zona del puerto

En la parte final de Rambla, Colón y la zona del puerto se concentran los obstáculos que impiden el paso de los peatones. Los triciclos aparcan a la espera de clientes en la acera, colapsando el paso de peatones y la salida de la parada del autobús. En el otro lado, el top manta ocupa la parte de paso que quedaba libre, dejando tan solo un pasillo para pasar.

Triciclos, top manta y turistas dificultan el paso en el final de la Rambla y Colón.

Obstáculos en calles peatonales

Calles pacificadas donde carteles de anuncios, bicicletas y motos dificultan el paso y son peligrosos para invidentes.

Tiendas que colocan sus anuncios en calles peatonales impidiendo el paso, sobre todo a invidentes.

Las plazas ‘ocupadas’

En las plazas de Barcelona – como Santa María del Mar– las terrazas y los grupos de turistas, a pie y en bici, reducen el espacio.

Terrazas, bicis, y grupos de turistas impiden el paso de peatones en los alrededores de Santa María del Mar.

Skates en la zona del Macba

Vecinos y alumnos de escuelas cercanas han de sortear a los skaters que practican en la plaza dels Angels y alrededores.

Los peatones han de sortear a los skaters en la plaza dels Àngels.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: