El legado de la jueza que no quería ser alcaldesa: ¿qué deja Carmena a Madrid?

20MINUTOS.ES

  • llegó a la alcaldía de la capital de España en el año 2015 «como una persona de 71 años con la visión clara que me da la experiencia» y dispuesta a intentar hacer una política distinta: «la de la eficacia en la gestión de lo que necesita la ciudadanía».

    Siempre dijo que no la convenció Pablo Iglesias para ser alcaldesa, sino la idea de que ella podía servir de puente hacia una generación joven e ilusionada que quería cambiar la política. Caló su mensaje y supuso un paréntesis a los gobiernos del Partido Popular. Desde la Cibeles empezó a cambiar la capital defendiendo la eficacia y la creativdad en la gestión, aspiraciones sobre las que quiso cimentar su mandato, que termina este sábado.

    Aunque en campaña pidió el voto para seguir proyectando el Madrid que había imaginado y logró ser la más votada, con Más Madrid, los pactos de la derecha la han dejado varada en la oposición, un lugar en el que ha dicho que no se quedará. En su discurso de despedida, Carmena proclamó hace unos días que su legado sería «la humanización de la política». Pero también este conjunto de logros, planes inacabados y otras polémicas:

    Disminución de la deuda

    El Madrid que heredó Carmena en 2015 acumulaba una deuda superior a 5.600 millones de euros. En el mandato de la alcaldesa se ha conseguido reducir en un 54%, hasta los 2.700 millones de euros. Fue un dirigente del PP, Alberto Ruiz Gallardón, quien había engordado la deuda, al saltar de 1.000 a 6.000 millones. En una entrevista reciente, la regidora sacó pecho por las cuentas municipales. «Es una realidad que hemos sabido hacer un proyecto excelente, hemos conseguido disminuir la deuda a la mitad a la vez que incrementamos muchísimo la inversión por habitante. Hemos demostrado que sabemos trabajar bien y administrar el dinero de todos perfectamente», destacaba. «Ahora está claro que cumplimos y tenemos mil millones de superávit». La oposición del Partido Popular ha recriminado estos años a Carmena que no ejecutara todo el presupuesto anual, lo que redundaba en falta de inversiones en la ciudad. Carmena defendía que su nivel de ejecución fue siempre superior al de gobiernos municipales anteriores.

    Madrid Central

    La contaminación es uno de los problemas que más preocupa a la ciudadanía en Madrid. En 2018 entró en vigor el llamado Plan A de Calidad del Aire, el proyecto municipal que incluía la creación del área central cero emisiones, Madrid Central, y que supone la restricción de paso a los vehículos sin autorización al centro de la capital.

    El plan de calidad del aire contemplaba otra treintena de medidas, muchas de las cuales todavía no han podido completarse, como la renovación de la flota de la EMT o la ampliación de los carriles bici. Ahora el PP, sin embargo, amenaza con revertir Madrid Central a su estado anterior, una decisión que no será tan fácil como puede parecer, debido a que la Comisión Europea podría sancionar a la capital si vuelve a los niveles de contaminación previos.

    Escuelas infantiles

    La alcaldesa ha presumido en campaña de la mejora en las escuelas infantiles municipales. En la legislatura ha inaugurado una decena de nuevos centros, de los 13 que pretendía abrir. Bajo la gestión del Gobierno que encabezaba Manuela Carmena, los centros han mejorado sus servicios con medidas como la reducción el número máximo de menores por aula, y dos profesores, o la eliminación del suplemento de 48 euros que tenían que abonar las familias si sus hijos eran menores de un año, la denominada cuota bebé. Otro de los puntos destacados es que ahora en las licitaciones se prioriza más el proyecto educativo frente el aspecto económico. Orgullo particular de la alcaldesa era que todas tenían cocina y cocineros propios.

    Alquileres y desahucios

    El precio del alquiler está disparado en la capital. En el último año registró un nuevo incremento del 4,4%, con subidas destacadas en Latina, Vicálvaro y Villaverde. El alto precio del distrito centro desplaza la demanda a la periferia, que también se encarece. Carmena tenía diseñado un plan para bajar los precios del alquiler, con medidas como la construcción de más vivienda social, fijar el precio que los particulares ponen a disposición de la EMVS a través de ‘Alquila Madrid’, o la limitación de los pisos turísticos.

    La alcaldesa ha sido criticada por no haber dado solución habitacional a cientos de familias víctimas de desahucios en la capital. Ella defiende su gestión, dice que ha evitado unos 8.000 lanzamientos con «casi 4 millones de euros de ayudas para el pago del alquiler», y que ha mediado con los bancos para frenar los desahucios por impago de hipotecas. Ahora, sin embargo, los que más aumentan son por impagos del alquiler, y como caso paradigmático ha destacado la expulsión a la fuerza de inquilinos en el bloque de Argumosa, 11.

    Gran Vía y Plaza España

    La remodelación de la Gran Vía, que perdió carriles para el tráfico y ganó aceras para el viandante, ha sido junto con la puesta en marcha de Madrid Central, los iconos de la labor urbanística de Manuela Carmena. La arteria se inauguró en noviembre de 2018, con mobiliario renovado, alumbrado nuevo y más árboles. La intención era ganar espacio para viandantes y ciclistas en detrimento de conductores de vehículos a motor, dentro del plan para las restricciones de tráfico de Madrid Central. De hecho, la nueva Gran Vía entusiasma al peatón, no así al conductor.

    Por contra, los planes municipales para la reforma de la Plaza de España, al final de la Gran Vía, no han podido hacerse realidad en esta legislatura. La Comunidad de Madrid paralizó hace unos días el proyecto, que incorporaba comercio, un cruce diagonal y miles de metros cuadrados de zonas verdes, en el que el Ayuntamiento ha invertido 62 millones de euros. Debía estar terminado a finales de 2020, con un plazo de obras de 21 meses.

    Madrid Norte

    Presumía de realizar una gestión «conciliadora» entre diferentes grupos políticos con el bien general como fin. Un ejemplo de esa manera de actuar fue, precisamente, el acuerdo con la oposición para sacar adelante el plan de Madrid Norte, antigua ‘Operación Chamartín’, algo que le conllevó duras críticas de la izquierda que veía en este plan un favor a bancos y constructoras, un plan alejado del desarrollo sostenible. Las 10.500 viviendas (en el plan inicial eran 18.000) y el nuevo barrio en torno a la estación ferroviaria fueron paralizados por burocracias en la Comunidad de Madrid y por ello no pudo salvarse in extremis antes de las elecciones. Sin embargo, tendrá continuidad, dado que el PP ha asegurado que lo aprobará en el primer pleno municipal.

    También queda en el aire el plan urbanístico de Los Berrocales, en el sureste de la capital. Allí se aprobó levantar 22.000 viviendas, la mitad de protección oficial. El Partido Popular ha considerado urgente desbloquear este suelo para albergar viviendas familiares. Sí ha conseguido, sin embargo, desatascar operaciones urbanísticas y de reforma del planeamiento tan relevantes como la de la demolición del estadio Vicente Calderón.

    Limpieza viaria

    Una de las críticas más recurrentes a la gestión del equipo de Carmena es la suciedad en la vía pública. Las encuestas de calidad de vida municipales arrojaban que esto era la principal preocupación de muchos madrileños. La primera edil siempre se excusó en unos contratos heredados con condiciones leoninas que había que revertir y mejorar. Carmena consideraba en la campaña que había hecho mucho por mejorar el servicio, pero era consciente de que la limpieza podía mejorar para alcanzar un punto óptimo. Afeaba además su comportamiento a los ‘tira colillas’ y a quienes miccionan en la vía pública, conductas que había intentado atajar con ideas como imponer trabajo comunitario en sustitución de multas.

    Barrios de la periferia

    En la última campaña electoral la alcaldesa prometió complejos deportivos para los barrios periféricos, una compromiso que llegó demasiado tarde. Los análisis del voto del 26-M sugieren que precisamente donde más votos perdió la alcaldesa fue en los barrios humildes del extrarradio, a los que no parece que llegaran planes e inversión municipales. Entre ellos, y como paradigmático, Vallecas, distrito del sur que ha vivido un repunte de la sensación de inseguridad en meses recientes con narcopisos y reyertas. Y donde ha superado el voto de la derecha al de la izquierda.

    Cabalgatas de Reyes

    Carmena nombró a Celia Mayer responsable de Cultura y Deportes de su gobierno. Y su gestión acumuló varias polémicas en dos años. La principal relacionada con la Cabalgata de Reyes, por el atuendo elegido para los magos. También hubo críticas a la programación del Carnaval, que acabó con el encarcelamiento de los titiriteros, o por la retirada de los símbolos y nombres de calles franquistas.

    Celia Mayer fue retirada de la cartera cultural y de regreso de una baja de maternidad fue nombrada delegada de políticas de género y diversidad, sobre todo por la polémica con la memoria histórica. El Ayuntamiento tuvo que reponer varios vestigios franquistas que había ordenado retirar, después de las críticas de la oposición.

    Conflictos internos

    Algunas de las sombras sobre Carmena implican su capacidad de gestionar a su propio equipo de concejales. El gasto público bajo la lupa del ministro Cristóbal Montoro o el Open de Tenis, fueron sendos ejemplos que la enfrentaron a Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer. El Open de Tenis los llevó a los tribunales, pero fue la discrepancia sobre cómo afrontar los recortes impuestos de Montoro lo que provocó la pérdida de confianza de Carmena con su edil de economía, Carlos Sánchez Mato, al que cesó y que acabaría presentándose a alcalde con otra formación, Madrid en Pie. Las pérdidas de confianza en Celia Mayer y Carlos Sánchez Mato no fueron las únicas en el equipo. Antes había retirado a Guillermo Zapata del área de cultura, después de una polémica por unos tuits supuestamente ofensivos.

     

    La radio M21

    Uno de los proyectos que tiene los días contados es la radio M21, porque el Partido Popular la considera «Aló Carmena». La emisora municipal tenía una subvención de 1,5 millones de euros, además de los 700.000 euros para obras y mejoras y 624.000 euros para producción. Profesionales radiofónicos importantes, como Iñaki Gabilondo o Luis del Olmo, apadrinaron el nacimiento de M21, en el dial 88.6 de la FM, que nació con la vocación de convertirse en «escuela de formación radiofónica».

    Centro atención a mujeres violadas

    El Ayuntamiento de Madrid iba a abrir en el mes de septiembre un centro pionero en la atención integral a víctimas de violencia sexual, abierto las 24 horas. El Ayuntamiento licitó en abril un contrato de 1,3 millones de euros anuales para gastos de personal y gestión. En el centro se pretende dar una asistencia multidisciplinar a las personas víctimas de una violación o abuso sexual. Allí trabajarían psicólogos, abogados, sanitarios expertos en estos delitos, para acompañar y asesorar a las víctimas.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: