El presidente del Parlamento ve “sensato” que la valedora supedite su renuncia a que haya sustituto para evitar “vacío”

EUROPA PRESS

  • El presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, ha considerado “sensata” la decisión de Milagros Otero de condicionar su renuncia como valedora do Pobo a que haya acuerdo para un sustituto para “garantizar” que “no se genere un vacío” al frente de la institución comisionada.

Milagros Otero envió a Santalices este jueves una carta en la que puso su cargo a disposición de la Cámara, que es el órgano que la nombró, a propuesta del PP, y tiene el poder de revocarla con una mayoría reforzada de los diputados.

Pero ha vinculado su renuncia a que los grupos parlamentarios se pongan de acuerdo previamente sobre su sustituto al frente de la institución y en la Vicevaledoría, que actualmente ocupa Pablo Cameselle (nombre impulsado por el PSOE).

Lo ha hecho, según el escrito enviado al presidente del Parlamento al que ha tenido acceso Europa Press, después de que el Tribunal Supremo ratificase la nulidad del nombramiento del puesto de jefe de servicio de Administración y Personal, por “desvío de poder”, a María Puy Fraga, sobrina del expresidente Manuel Fraga y hermana del portavoz parlamentario del Partido Popular.

“NO PUEDE TENER SENSACIÓN DE VACÍO”

“Una institución tan importante como la del Valedor do Pobo no puede tener una sensación de vacío”, ha manifestado el presidente del Legislativo gallego este jueves, antes de participar en la inauguración del Congreso Seguridad y Libertad organizado por la Asociación de Constitucionalistas de España.

A partir de este momento, según ha destacado Santalices, “es una competencia de todos los grupos parlamentarios y del Parlamento ver cómo se puede llegar a un consenso para conseguir un nuevo valedor”.

Por lo tanto, ha insistido en que la actuación de Milagros Otero fue “acertada” para garantizar que “no se genere un vacío” en la defensoría gallega.

Además, preguntado por los plazos en los que se podrá nombrar a nueva persona para el cargo, el presidente de la Cámara gallega ha considerado que ello dependerá de “cómo vayan los trámites parlamentarios” y de si se llega a un consenso entre los grupos, para lo que es necesaria una mayoría de tres quintos (45 diputados). Esto significa que, al menos, son precisos los votos del PP y de otro de los tres grupos de la oposición.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: