Feijóo declara tres días de luto oficial por la muerte de Albor: “Tenemos una deuda de gratitud”

EUROPA PRESS

  • SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 (EUROPA PRESS)

Galicia estará tres días de luto oficial por la muerte del expresidente Gerardo Fernández Albor en señal de duelo y para expresar el “dolor y reconocimiento de su figura”. “Tenemos una deuda de gratitud”, ha proclamado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien ha subrayado que ha sido una “pieza fundamental de la historia gallega del siglo XX”.

En una declaración institucional que leyó en sustitución de la habitual rueda de prensa posterior al Consello de Goberno, el mandatario autonómico, flanqueado por las banderas institucionales de Galicia con crespón negro, ha tenido un recuerdo emotivo para el primer presidente de la autonomía gallega, que pese a su avanzada edad y su salud más vulnerable siempre trató de arroparlo en las citas elecciones a las que Feijóo se ha presentado.

“Fue una de las piezas fundamentales de la historia gallega del siglo XX y, sobre todo, uno de los principales arquitectos de la Galicia autonómica de la que hoy todas las gallegas y todos los gallegos estamos disfrutando”, comenzó Feijóo, quien, tras visitar el tanatorio de Boisaca, en Santiago de Compostela, avanzó que la Xunta preparará un acto de despedida institucional.

En sus palabras de despedida, el presidente autonómico ha remarcado que la “deuda de gratitud que tiene esta tierra con Albor es tan grande, que probablemente necesitemos muchos años para poder comprenderla en toda su importancia”. Al respecto, se fijó en las tres facetas fundamentales del expresidente: intelectual, doctor y gallego.

LAS TRES FACETAS

“Como presidente de la Xunta, fue el máximo exponente de uno de los fundamentos de la política gallega: el ‘sentidiño’: Albor presidió Galicia en una época en la que todo estaba por hacer y él lo dejó hecho, pero siempre con la humildad y con la prudencia que lo caracterizó hasta el final”, ha destacado.

En su faceta como intelectual, Feijóo puso el acento en que fue “uno de los grandes teóricos del galleguismo inclusivo, de una idea de Galicia que no dejase fuera ningún sentimiento, ninguna identidad, que no excluyera a ningún gallego”. “La Galicia que imaginó Albor es la Galicia que tenemos hoy: profundamente gallega, profundamente española y profundamente europea”, ha proclamado.

Pero el presidente gallego no pasó por alto tampoco la faceta de doctor del centenario expresidente: “Abanderó una visión social y moderna de la medicina y mostró su compromiso con la formación de nuevos médicos y con la mejora del sistema asistencial en Santiago de Compostela”, donde fundó la policlínica La Rosaleda.

Feijóo ha destacado que Albor demostró, como gallego, que “se pueden atesorar todas estas calidades sin apartarse un palmo de su pueblo, al que siempre fue leal, al que siempre fue próximo y al que siempre fue accesible”.

“HOMBRE DEL RENACIMIENTO”

La declaración institucional proclama que “Galicia tuvo la fortuna de disponer de un hombre del Renacimiento en pleno siglo XX”, que eligió situar a Galicia “por delante de todos los caminos”, aunque otros hubiesen sido más “fáciles”.

Su única motivación, rememoró, quedó reflejada en sus primeras palabras cuando tomó posesión ante el Parlamento de Galicia, las cuales tomó prestadas de Castelao: “Dar a los gallegos luz en su noche, pan a sus demandas y dignidad a su vida”.

Siguiendo esta declaración, Feijóo concluyó: “La luz, el pan y la dignidad que tiene hoy Galicia son parte de la herencia que nos deja Gerardo Fernández Albor”.

“VIDA ACTIVA Y EXTRAORDINARIA”

Feijóo ha destacado la vida “extraordinariamente activa y fructífera” del expresidente Albor: “Un compromiso con la lengua y cultura propias, una visión de una Europa unida y de una España unida en la que Galicia tiene voz propia”.

También ha subrayado la “nobleza, generosidad y servicio público”, así como su “trabajo a favor de una Galicia autonómica, con capacidad para resolver los propios problemas desde la lealtad hacia el resto de España”

“Si la Galicia de 1917 tiene muy poco que ver con la de 2018, es gracias a personas como Gerardo Fernández Albor. Por eso creo, sinceramente, y celebro habérselo dicho personalmente en varias ocasiones a lo largo de los últimos años, que Albor puede estar orgulloso de la Galicia que deja y que Galicia debe estar muy orgullosa de haberlo tenido como presidente”, declaró Feijóo.

“Se va -dijo citando sus propias palabras- un hombre que pensó que el diálogo es el mejor camino, que el otro puede tener la razón y que el fin nunca justifica los medios”, manifestó Feijóo, quien ha saludado que se ha ido el “hombre”, pero “su obra y su pensamiento permanecerán siempre”.

FALLECIÓ A LOS CIEN AÑOS

El expresidente de la Xunta falleció en la mañana de este jueves en Santiago de Compostela, a los 100 años de edad. La vocación le llevó por el camino de la Medicina, carrera que inició en la Universidade de Santiago de Compostela y que concluyó tras verse interrumpidos sus estudios al empezar la Guerra Civil en 1936, aunque esto no le impidió involucrarse en la vida pública.

El paso hacia adelante en política lo dio de la mano de Manuel Fraga, con quien entró de lleno en política al concurrir a las primeras elecciones autonómicas de octubre de 1981 como candidato de AP, una decisión que lo convirtió en el primer presidente gallego elegido en las urnas.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: