La CHD aprueba dotaciones “normales” para la campaña de riego salvo en Carrión y Pisuerga, donde aún se puede aumentar

EUROPA PRESS

  • La Comisión de Desembalse de la Confederación Hidrográfica del Duero ha aprobado este jueves los volúmenes mínimos que deben acumular los embalses a día 30 de septiembre, fecha del final de la campaña de riego que se desarrollará en condiciones de práctica normalidad, si bien sólo los sistemas Carrión y Pisuerga-Bajo Duero tienen asignada una dotación por hectárea inferior a la habitual.

El presidente del Organismo de cuenca, Juan Ignacio Diego, ha destacado que con las entradas de agua “espectaculares y en algún caso incluso históricas” que se han registrado en los embalses del Duero en los dos últimos meses han llevado a cambiar la situación y poder afrontar una campaña de riego en 2018 “prácticamente normal”.

Este jueves se han elevado a definitivos los acuerdos fijados al respecto en los encuentros de las distintas Juntas de Explotación, que oscilan entre los 7.000 metros cúbicos en las zonas Águeda y Tera, y los 3.000 metros cúbicos acordados para la zona Pisuerga-Bajo Duero.

Las dotaciones se encuentran en registros “absolutamente normales”, salvo en éste último sistema y en el de Carrión, con 4.000 metros cúbicos, los cuales se encuentran por debajo de la media de los últimos años. En todo caso, ambos podrán ver ligeramente incrementadas sus dotaciones a primeros de mayo si la evolución meteorológica de abril presenta valores pluviométricos normales y persiste el deshielo, con entradas en los embalses.

De hecho, Diego ha apuntado que están previstas reuniones de las juntas de explotación de estos dos sistemas para la primera semana de mayo en las que se estudiará el posible aumento de la dotación.

Más en concreto, el presidente del Organismo ha precisado que en el caso del sistema Carrión se podrá alcanzar la normalidad en mayo, con una dotación “suficiente desde el punto de vista agrario”, mientras que en el caso del Pisuerga ha reconocido que está “más atrasado”.

“RECORRIDO” PARA LA MEJORA EN EL PISUERGA

No obstante, ha matizado que los embalses tienen “recorrido” de mejora pues en los últimos días han subido diez puntos sus reservas y la previsión de que continúen las lluvias en abril invitan al optimismo, pues mientras se mantengan será menos necesario regar.

Los 18 embalses del Estado en la demarcación acumulan hoy 2.211 hectómetros cúbicos, es decir, el 76,9 por ciento de su capacidad, cuatro décimas por encima del promedio de la última década gracias a las abundantes lluvias registradas desde finales de febrero y durante el mes de marzo, que han permitido que los embalses pasen del 33 a cerca del 77 por ciento de su capacidad.

Ante esta situación, tal y como se ha constatado en las juntas de explotación celebradas con comunidades de usuarios a lo largo de las últimas semanas, la previsión es que la campaña de riego trascurra con normalidad en la cuenca, donde continúa vigente la asignación de dotaciones de agua por hectárea.

Asimismo, en la reunión de este jueves, a la que han asistido representantes de los usuarios, responsables de la CHD han reiterado que, a pesar de la mayor disponibilidad de agua en la actual campaña, el consumo “debe ser el estrictamente necesario para el crecimiento óptimo de los cultivos”, pues una irrigación excesiva no supone necesariamente una mejora de la producción.

“CONTENCIÓN”

En este sentido, el presidente de la CHD ha reconocido que las dificultades y limitaciones registradas en durante la pasada campaña de riego como consecuencia de la sequía han concienciado a la población en general, y en particular a los agricultores y regantes, de la importancia del ahorro de agua, “porque el volumen asignado que no se gasta permanece ahí para el año siguiente y resulta valioso en época de escasez”.

De hecho, Diego ha recalcado que los usuarios del riego son “los primeros” en abogar por esa contención en el consumo y por que se establezcan dotaciones adecuadas así como por “exigir la instalación de contadores en todas las explotaciones”.

Esa contención es el criterio aplicado por la CHD a la hora de fijar el volumen de reserva que han de almacenar los embalses el 30 de septiembre, fecha del fin del año hidrológico y de la campaña de riego, con objeto de acumular mayores recursos de cara al año 2019 y facilitar su llenado ante eventuales escenarios de falta de lluvias.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: