La Guardia Civil de Burgos localiza tres talleres clandestinos de reparación de vehículos

EUROPA PRESS

  • BURGOS, 6 (EUROPA PRESS)

El Seprona de la Guardia Civil ha abierto expedientes sancionadores tras detectar tres establecimientos en cuyo interior se realizaban trabajos de reparación de vehículos, pese a carecer de toda clase de permisos y autorizaciones para legalizar el negocio, según informan fuentes del Instituto Armado.

Fuerzas del Seprona, en el marco de las acciones preventivas en materia de medio ambiente y de inspección de locales donde se pudieran ubicar talleres clandestinos de reparación de vehículos, dentro de la campaña para detectar este tipo de intrusismo profesional, inspeccionaron durante el pasado mes de de agosto, junto con funcionarios de la Inspección de Trabajo, tres locales sospechosos.

Dos de ellos se encontraban en la ciudad y un tercero fue inspeccionado en Las Merindades, comprobando a simple vista en todos los casos la presencia de vehículos con evidencias de estar siendo reparados. Se localizó instrumentación y herramienta profesional propias de un taller de vehículos.

En presencia de los respectivos responsables, se realizó una inspección al interior de los locales, verificando que se encontraba acondicionado como taller, con actividad propia de mantenimiento y mecánica.

Llamó poderosamente la atención de los agentes un cartel expuesto en el exterior de uno de los talleres ilegales que ofrecía los servicios de mecánica general de automóvil, asistencia en carretera y lavado de coches a mano.

En todos los casos se encontraron residuos tóxicos y peligrosos como aceite residual del motor, lubricantes de las cajas de cambio, trapos y envases contaminados, piezas usadas como pastillas de freno, filtros, neumáticos, baterías…etc.

VERTIDOS ILEGALES A LA RED DE SANEAMIENTO

En el caso del local con lavadero, éste no disponía de decantadores o arquetas separadoras de grasas/hidrocarburos de las aguas contaminadas, vertiendo las mismas a la red de saneamiento municipal sin autorización.

Todos los talleres clandestinos, además de carecer de las autorizaciones y licencias necesarias para realizar la actividad y apertura del negocio y de no aportar el alta en la Seguridad Social, tampoco estaban acondicionados para acometer la legal y debida gestión de los residuos ocasionados.

Este tipo de talleres, además de configurar un fraude y ocasionar un claro intrusismo profesional con pérdidas para el sector, no pueden garantizar los servicios prestados, las piezas o componentes sustituidos, lo que redunda negativamente en la seguridad vial poniendo el riesgo su propia seguridad y la del resto de usuarios de la vía.

Se han levantado actas-denuncia remitidas a las Administraciones correspondientes, Junta de Castilla y León, Servicio Territorial de Industria y ayuntamientos.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: