La plaza del Ayuntamiento de València será peatonal «para siempre» a partir del 20 de marzo de 2020

J. L. OBRADOR

  • Una actuación ‘blanda’ permitirá recuperar 12.000 m2 para uso ciudadano hasta la reurbanización definitiva.
  • Una única línea lanzadera de la EMT entrará a la plaza para unir los intercambiadores de Tetuán y Xàtiva.
  • Comienza el proceso participativo para «pensar» el futuro de la plaza del Ayuntamiento como espacio peatonal.

Ya hay fecha: la plaza del Ayuntamiento de València será peatonal a partir del 20 de marzo de 2020. Así lo ha anunciado este martes el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, en la presentación de la actuación que se llevará a cabo al día siguiente de las próximas Fallas, aprovechando los desvíos en la plaza con motivo de las fiestas y la inminente reurbanización de la cercana plaza de la Reina, que también se despejará de tráfico rodado y de autobuses por las mismas fechas, aunque todavía no se ha concretado.

La peatonalización inicial será «blanda» porque se ejecutará con jardineras y señalética, a la espera de la reurbanización definitiva, que actualmente está siendo debatida en un proceso participativo que nutrirá de ideas y propuestas tanto esta fase inicial como la final. Sin embargo, tal y como ha afirmado la concejala de Participación, Elisa Valía, el nuevo uso peatonal será «para siempre». En total, el uso peatonal ganará 12.000 metros cuadrados de superficie al tráfico rodado, y el uso de las aceras será mayor al bajar a la calzada las terrazas o el mobiliario urbano en esta primera fase.

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha aportado detalles relativos a la circulación de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que dejará de utilizar la plaza como lugar para la circulación de autobuses y para la carga y descarga de viajeros en decenas de líneas.

Solo una línea lanzadera de nueva creación, la C1, atravesará un carril reservado de la plaza para EMT y taxi por la parte este (recayente a Correos), desde San Vicente a Marqués de Sotelo, para conectar los intercambiadores de Porta de la Mar/Tetuán y Xàtiva/Lluís Vives/Marqués de Sotelo. Tendrá una frecuencia de 4-5 minutos, según ha explicado.

Por otro lado, como se puede observar en el plano de la planta viaria, se permitirá el tráfico rodado desde Periodista Azzati y Marqués de Sotelo hacia la calle Lauria para garantizar la carga y descarga y el acceso a los parkings privados situados en esta última calle.

Grezzi ha definido la plaza del Ayuntamiento como «parte de nuestro paisaje emocional, un centro que irradia hacia los barrios» y ha subrayado los distintos usos que acoge durante todo el año y el significado histórico que ha tenido desde hace 150 años.

Ribó, por su parte,  ha afirmado que este proyecto, incluido en el punto número 18 del Pacto del Rialto firmado entre Compromís y el PSPV-PSOE para el Gobierno de la ciudad, lleva ensayándose cuatro años con las peatonalizaciones de la plaza el último domingo de cada mes. «El resultado siempre ha sido positivo, la hemos visto llena» en actos gastronómicos, conciertos, mercados y actividades de todo tipo, ha afirmado.

Además, ha afirmado que el proceso respetará límites, como los espacios para la mascletà y la falla municipal o los puestos de flores. «En Madrid van como los cangrejos, para atrás, pero nosotros nos preocupamos de hacer una ciudad más sostenible, más verde y con un aire más respirable», ha añadido.

El responsable de la empresa La Paisatgeria, encargada de realizar el diseño de la primera actuación, Gonzalo Fayos, ha hecho un recorrido histórico del enclave, desde el antiguo Convento de San Francisco hasta los cuarteles militares y la primitiva Estación del Norte, que se encontraban en la actual plaza del Ayuntamiento, así como la progresiva extensión del tráfico motorizado en la misma en detrimento del peatón.

Entre sus planes, y a partir del ejemplo de otras ciudades españolas y europeas, se encuentra el anuncio de acceso a la plaza mediante indicadores en las calles adyacentes, la instalación de espacios de sombra en verano, de elementos desmontables como sillas, elementos de separación con jardineras y báculos, nuevas marquesinas para la EMT y vegetación, todo ello con una idea general de renaturalización del espacio público. «Una plaza llena de coches pasará a ser una plaza llena de gente», ha dicho Fayos.

La responsable de Participación, Elisa Valía, ha destacado que el único límite insoslayable del proceso participativo es el paso del transporte público y ha añadido que el proyecto «genera muchísima ilusión en el equipo de Gobierno» local y compromete a casi todas las áreas, que han tenido que informar sobre distintos aspectos y usos de una plaza «emblemática no solo por el espacio físico sino también a nivel emocional» y de ahí la convocatoria de un proceso participativo abierto. «Nos va a permitir probarnos a todos y probar la coordinación del Gobierno de forma transversal», ha concluido.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: