Las cenizas dejan sin agua potable a As Neves y varias zonas de Salceda, y los demás municipios siguen atentos

EUROPA PRESS

  • VIGO, 19 (EUROPA PRESS)

La contaminación por las cenizas generadas por los incendios de los últimos días afecta a las masas de agua y, con ello, al suministro de agua de consumo humano. Tal es el caso de As Neves, que tiene el suministro municipal cortado desde hace dos días, y de Salceda, donde se ha cortado el suministro en varias traídas parroquiales, según han comunicado a Europa Press sus respectivos alcaldes.

Xosé Manuel Rodríguez, regidor de As Neves, uno de los municipios que más daños ha sufrido por los incendios -está afectada “el 90 por ciento” de su superficie-, ha indicado que se ha implantado un sistema de reparto de agua porque se ha tenido que cortar el suministro, ya que es imposible “garantizar la salubridad”.

Aunque cree que en un “plazo breve” se podrá volver a suministrar agua, “no para consumo humano” sino únicamente para uso doméstico, ha remarcado que no puede asegurar “cómo de breve” será ese plazo. Por ello, seguirán haciendo repartos de agua embotellada a domicilio hasta que las analíticas del un resultado seguro.

Tal y como ha manifestado, hay “seres humanos maravillosos” que se han ofrecido como voluntarios que colaboran en hacer el reparto de agua casa por casa y en inventariar los daños; además, hay empresas que dan agua gratis y ceden sus vehículos. “Están sustituyendo lo que debería de estar haciendo” la Xunta, ha censurado.

Otro efecto vinculado a la contaminación del agua que ha denunciado tiene que ver con los recursos pesqueros, que son el otro pilar del empleo en la zona junto al sector vitivinícola, que “quedó arrasado”. En relación con esto, ha indicado que dentro de unos meses la pesca de la lamprea tiene que “estar a pleno rendimiento”, y para eso “hay que proteger los recursos”.

En este marco, ha reprobado que de momento nadie de la Administración autonómica ha contactado con el ayuntamiento para informar de cómo van a contribuir y a proteger las tierras quemadas. “No sé a qué esperan, nos van a abandonar a nuestra suerte… Somos zona cero, completamente arrasada por el fuego, y tenemos que reconstruir la localidad y hacerla renacer”, ha apostillado.

CORTES EN SALCEDA

Por su parte, el alcalde de Salceda, Marcos David Besada, teme que las cenizas “acabarán tarde o temprano en el sistema fluvial”, por lo que están “tomando medidas desde hoy”. Así, si bien en el centro no hay problemas porque que la traída municipal depende del embalse de Eiras, ha indicado que en algunas traídas parroquiales cortaron el suministro y en otras se prohíbe el consumo humano.

Estos cortes se deben, ha concretado, a problemas en la infraestructura -algunos depósitos ardieron- o bien al “aluvión” de cenizas. En este marco, ha incidido en la importancia de evitar que más depósitos se contaminen, de sustentar las tierras y de reforestar, unas medidas que ha dicho que se tienen que tomar pero que “tienen que ser coordinadas y dirigidas, realistas y racionales”.

En este sentido, al igual que el alcalde de As Neves, ha criticado que la Xunta no se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento ni ha dado ninguna instrucción. “La Xunta está ausente. Usa la cortina de humo del terrorismo y ahora culpa a los ayuntamientos, un escándalo”, ha exclamado.

SIN CONTAMINACIÓN PERO ALERTAS

En lo relativo al resto de localidades que estos días estuvieron en situación 2 de alerta por la proximidad del fuego a núcleos de población, al menos de momento no se ha registrado contaminación en el agua ni se han tenido que hacer cortes de suministro, si bien permanecen atentos a cualquier variación en los controles, que realizan con “más intensidad”.

Es el caso de Salvaterra, que, según el alcalde, Arturo Grandal, no tiene “ningún problema” y, en caso de que llegasen cenizas, está preparado con la depuradora y filtros de arena. También en Baiona el regidor, Ángel Rodal, ha asegurado que el embalse local no se ha visto afectado por los incendios, se está controlando la calidad del agua y “a parte hay depuraciones”.

Asimismo, el mandatario de Gondomar, Juan Francisco Ferreira, ha certificado que “no hay contaminación”, se hacen “controles periódicos” y tienen “mecanismos para prevenir”; y su homólogo de Ponteareas ha comentado que tampoco tiene constancia “de incidencias relevantes en cuanto a cenizas” y, aunque sí “hay daños en afluentes del Tea”, tienen protocolos previstos.

En el caso de Nigrán, donde el agua proviene del embalse de Zamáns, el alcalde Juan González ha señalado que tampoco hay contaminación, si bien, al igual que en Ponteareas, se está suministrando agua potable en aquellos lugares cuyos depósitos han resultado dañados por las llamas o se quedaron sin agua.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: