Los motoristas sufren el 41% de los accidentes graves y mortales en los accesos a Barcelona

PURI CARO

  • Las motos representan el 14,7% del tráfico en las vías de entrada a la ciudad de Barcelona pero sufren casi la mitad de los accidentes graves y mortales.
  • Los conductores de estos vehículos tienen un riesgo de tener un siniestro grave o mortal cinco veces superior al de los coches, según un estudio del RACC.

El 41,2% de los accidentes graves o mortales en los accesos a la ciudad de Barcelona y el 29,1% del total de accidentes implican a motoristas, aunque las motos solo representan el 14,7% del tráfico rodado en la ciudad y sus alrededores, con 131.499 desplazamientos al día (en 2008 eran 93.000).

El RACC ha presentado este jueves un estudio, que incorpora una encuesta a 400 motoristas, sobre los desplazamientos en moto en los accesos a la capital catalana en el que avisan que estas tienen un riesgo de sufrir un accidente grave o mortal cinco veces superior al de los coches. 

La media de accidentes graves y mortales en los accesos a Barcelona es de 0,30 por cada millón de desplazamientos en coche y de 1,44 por cada millón de desplazamientos en moto, por lo tanto, cinco veces superior en moto que en coche.

La moto, una opción de movilidad más allá de la crisis

Desde 2008, con el estallido de la crisis, a la actualidad, la movilidad en motocicleta entre Barcelona y el área metropolitana se ha incrementado un 41%, lo que pone de manifiesto que se está produciendo “un trasvase del coche a la moto” independientemente a la mejora de la economía, en palabras de Lluís Puerto, director técnico de la Fundació RACC.

Hasta el 20% de los vehículos en hora punta

El estudio determina que entre las 7 y las 10 de la mañana en días laborables las motos son el 20,7% de los vehículos en circulación, llegando a un pico del 30% (1 de cada tres vehículos en la carretera) entre las 0.845 y las 9 horas. Se ha observado que en un día entre semana más de 16.000 motos acceden a la ciudad de Barcelona entre las 7 y las 10 de la mañana. 

En la B-23, en esa misma franja horaria en hora punta, se concentran hasta un 33,2% de motoristas, el doble de la media diaria del 14,7% de motos circulando en los alrededores de Barcelona. En la ronda Litoral suponen el 22,3% del tráfico en ese periodo de tiempo y en la ronda de Dalt el 21,7% mientras que en C-31 Nord transitan un 15,3% de estos vehículos de dos ruedas.

Dos de cada tres motos llevan a una única persona (66,7%) aunque la ocupación media es de 1,35 personas (la de los coches es del 1,6), un 4% de motoristas van acompañados de un menor. El 60% de las motos son scooters de alta cilindrada frente a solo un 7,5% de baja cilindrada.

En cuanto al uso de medidas de seguridad, el 100% de los 16.000 motoristas observados llevaban casco. El más usado es el integral, el más recomendable, utilizado por un 67,4% de los usuarios. Le sigue el modular con un 27,7%. El jet, que deja la cara y la mandíbula expuestas en caso de accidente, es el preferido por un 4,9% de los motoristas.

La mitad de los conductores de motos van bien equipados con guantes, chaqueta, botas o pantalones, un 51,1%. Estos elementos, recuerda Puerto, son muy importantes a la hora de “evitar lesiones en caso de caída”. Sin embargo, hay que incidir, insiste el RACC, en que el 48,9% de chóferes que no van equipados vean en estos elementos un salvavidas ante un accidente.

Permitir circular por los arcenes en caso de congestión

Desde el RACC, y a tenor de estos datos, han lanzado diversas propuestas para aumentar la seguridad de los motoristas y paliar el preocupante aumento de la siniestraliedad del colectivo. Proponen implantar una prueba piloto en los accesos a Barcelona para permitir, en caso de congestión viaria, que las motos circulen por los arcenes con un ancho suficiente siguiendo unas normas determinadas, como limitar la velocidad y prohibir los adelantamientos.

Para ello, esperan la colaboración de las administraciones, aunque el presidente del RACC, Josep Mateu, ha reconocido este jueves que la idea de que las motos pudieran usar el carril bus dentro de Barcelona sigue sin ser aceptada por parte del Ajuntament, y este comportamiento viario se multa.

De esta forma se erradicarían malas prácticas de conducción muy extendidas entre los motoristas, como circular entre los carriles de circulación creando un “carril de motos virtual”. Se da la circunstancia que el 34,2% de las motos observadas para este estudio realizaron maniobras incorrectas, principalmente la mencionada circulación entre carriles (19,7%) y por el arcen (9%).

Además, un 46,5% de los conductores de motos preguntados afirmaron haber tenido “un susto” conduciendo durante el último año y un 23,3% declaró haber sufrido un accidente en ese mismo periodo.

Los máximos responsables del RACC también han apuntado este jueves otras soluciones para incrementar la seguridad del colectivo de conductores, como que el ABS sea obligatorio en motos de menos de 125 centímetros cúbicos, mejorar la formación para motoristas, sobre todo los que han accedido a las dos ruedas desde el coche y sin pasar por cursos específicos, así como debatir la tasa de alcoholemia cero.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: