Los TEDAX-NRBQ neutralizan cinco artefactos explosivos de la Guerra Civil en doce días en Aragón

EUROPA PRESS

  • Agentes de los TEDAX-NRBQ de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, con base en la ciudad de Zaragoza, han neutralizado en los últimos doce días diversos artefactos explosivos en diferentes puntos de la Comunidad autónoma de Aragón, todos ellos procedentes de la Guerra Civil española.

La colaboración ciudadana en este tipo de situaciones resulta imprescindible, ha subrayado la Policía, al advertir de que el artefacto no debe manipularse jamás, sino que es necesario avisar inmediatamente a los servicios de emergencias.

El pasado día 18 de octubre se llevó a cabo la neutralización de un proyectil de artillería de 75 milímetros, que se encontraba semienterrado en la zona de Fuente Cerrada de la ciudad de Teruel y que fue localizado por un ciudadano cuando paseaba por allí, dando aviso a la Policía Nacional a través del teléfono 091.

En esta ocasión, los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos, al considerar peligrosa su manipulación debido a sus condiciones de semi-enterramiento en terreno muy duro, optaron por proceder a su neutralización in situ. Se hizo con la colaboración de Bomberos, el 112 y dotaciones de Policía Nacional de la Comisaría Provincial de Teruel.

El 22 de octubre, los TEDAX-NRBQ se desplazaron al camino de ‘Ojos Negros’ con Senda Fluvial Río de Alfambra (Teruel) donde un viandante, vecino de esta población, había encontrado un proyectil de artillería de 105 milímetros, del tipo rompedor, que contenía aproximadamente 1,5 kilos de explosivo, comunicándolo inmediatamente al 091.

Este proyectil había salido a la superficie como consecuencia de las últimas lluvias. Los Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos, tras adoptar las medidas de seguridad pertinentes, trasladaron dicho proyectil a zona segura donde procedieron a su neutralización.

EN HUESCA

Asimismo, el 24 de octubre, los TEDAX-NRBQ fueron requeridos en la ciudad de Huesca donde unos operarios que trabajan en la construcción del nuevo parking situado frente al Palacio de Deportes, habían desenterrado un artefacto militar de gran tamaño que resultó ser un proyectil de artillería de 155 milímetros, del tipo rompedor y de unos 45 kilos de peso.

Tras adoptar las medidas de seguridad oportunas, los Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos procedieron a su recogida y traslado al campo militar ‘Fornillos’ donde se procedió a su neutralización.

Igualmente ocurrió el pasado día 3 de noviembre en la ciudad de Calatayud (Zaragoza), donde un ciudadano que paseaba por el paraje la Bartolina había encontrado una granada de mortero ‘Valero’ de 80 milímetros, con evidentes signos de oxidación y desprovista de sus aletas estabilizadoras. Los especialistas desactivaron dicha granada in situ, ya que el lugar reunía las condiciones idóneas de seguridad.

Finalmente, el pasado día 6, los TEDAX-NRBQ se desplazaron a una zona ubicada entre las pedanías de San Blas y Campillo (Teruel) donde el propietario de un campo, al llevar a cabo tarea de labranza, había encontrado un proyectil de artillería del tipo rompedor de grandes dimensiones, con un peso aproximado de unos 48 kilos, presentando un buen estado de conservación.

Dicha situación es puesta en conocimiento de una patrulla policial que realizaba tareas de prevención en las esas pedanías. Los TEDAX-NRBQ procedieron a retirar el proyectil a una zona segura, donde se llevo a cabo la neutralización controlada. Todo ello tras adoptar las medidas de seguridad pertinentes.

COLABORACIÓN CIUDADANA

El hallazgo de todos estos artefactos explosivos ha sido posible gracias a la colaboración ciudadana. La Policía Nacional agradece esta colaboración y continúa recordando que no se debe tener ningún temor a la hora de poner en conocimiento el hallazgo o la tenencia de este tipo de objetos, ya que debe primar siempre la seguridad.

Se debe tener presente que, en la mayoría de los casos, este tipo de artefactos, a pesar del tiempo transcurrido, mantienen intacta su carga explosiva y, por supuesto, su poder destructivo, incrementándolo tanto por la cantidad de explosivo que portan como por la metralla que proyectan.

La Policía Nacional aconseja que, cuando se encuentran este tipo de artefactos, se debe señalar el lugar del hallazgo, avisar a los servicios de emergencias y, a ser posible, utilizar medios de geolocalización.

Debe evitarse, en la medida de lo posible, que otras personas puedan acceder al lugar, así como manipularlo, recogerlo o trasladarlo a otro lugar y mucho menos llevarlo a domicilios o lugares habitados donde, si se produjese la explosión, los daños se multiplicarían.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: