Los vecinos de la ribera están “agotados” de sufrir los daños causados “por la mala gestión del río Ebro”

EUROPA PRESS

  • Los vecinos de la ribera están “agotados” de sufrir los daños que causan las crecidas del Ebro “por la mala gestión que se hace del río”. Así lo ha aseverado el alcalde de Quinto, Jesús Morales, después de que los habitantes de este municipio hayan pasado dos días en tensión por la rotura de una mota en esta población y al ver como, una vez más, la avenida ha anegado toda la huerta de la localidad.

En declaraciones a Europa Press, el alcalde ha indicado que ahora la situación “está tranquila”, dado que el nivel del agua “ha comenzado a bajar y no hay riesgo para la población”. Sin embargo, la riada ha inundado más de 3.000 hectáreas y ha afectado a infraestructuras, si bien “hasta que no se vaya el agua no se verá” cuánto daño ha causado.

“Hoy intentaremos sobrevolar con un dron la huerta para cuantificar bien las hectáreas afectadas, hay zonas que aún son inaccesibles”, ha asegurado, al detallar que en los campos se había cultivado alfalfa, cebada, colza, espárragos, habas y árboles frutales.

“Ahora sentimos la alegría de que la crecida no ha ido a nada más grave para nuestro casco urbano, pero sentimos la desesperación de ver que en cinco años tres crecidas extraordinarias han deshecho la huerta”, ha lamentado Morales.

De este modo, será necesario esperar a que baje el caudal para “analizar cómo está todo cuando el agua se retire y sentarnos a cuantificar daños y hablar de cómo prever que esto no vuelva a ocurrir con este volumen de agua”.

“Si llegaran 4.000 metros cúbicos estaríamos condenados, pero no es normal que cada vez con menos volumen y menos agua tengamos los mismos daños o más”, ha advertido el alcalde, al apuntar que en 2015 la riada alcanzó en Quinto los 2.600 metros cúbicos por segundo y en esta ocasión han sido 2.300, pero “los daños son similares” y en otras poblaciones como Fuentes y Pina “este año han tenido más hectáreas inundadas”.

Los vecinos de estas poblaciones “estamos agotados”. En Quinto “somos un pueblo agrícola y no queda ánimo a la población para restituir sus parcelas para que dentro de un par de años estén en la misma situación; hay quien pide préstamos y cuando aún no han acabado de pagar” ven como otra riada anega sus terrenos. Los ribereños “se hipotecan por culpa de la mala gestión que se hace sobre el río”, ha sentenciado Morales.

TRANQUILIDAD EN VELILLA

Aguas abajo, en Velilla de Ebro el caudal también está descendiendo y en esta ocasión “no ha entrado agua en el colegio”, ha aclarado su alcaldesa, Rosario Gómez, en declaraciones a Europa Press. Las clases se suspendieron este lunes por precaución y se han reanudado este martes en el Salón Social de Velilla, si bien este miércoles los niños regresarán al colegio de nuevo.

En el casco urbano solo se ha visto afectada la antigua casa del molinero, “que es el punto más bajo”, y en las piscinas “habrá que evaluar la afección en la depuradora cuando se retire el agua”.

También ha entrado agua en los sótanos de las bodegas, ha manifestado la alcaldesa, lamentando que la huerta “está toda deshecha, toda la cosecha perdida” y habrá daños en las infraestructuras de riego.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: