Moriyón destaca una cultura sidrera mezcla de tradición e innovación y ligada a la propia historia de Asturias

EUROPA PRESS

  • GIJÓN, 19 (EUROPA PRESS)

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón (Foro), ha resaltado este martes que la ciudad ha marcado un nuevo hito en el estudio, la divulgación y difusión de la historia agraria, artesana e industrial y del patrimonio cultural y gastronómico de Asturias con una exposición que da fe de la mezcla de tradición e innovación que forma parte del ADN de la sidra.

Así lo ha manifestado durante la inauguración de la exposición ‘Patria de Sidra’ en el Centro de Cultura Antiguo Instituto. Una muestra que, para ella, tiene una gran trascendencia, no solo para Gijón sino para toda Asturias, y que exhibe un conjunto de piezas -702 en total- mayoritariamente desconocidas o inéditas que se exponen ahora por primera vez.

Se trata de fotografías, pinturas, litografías, botellas, etiquetas, facturas, documentación de jarras, música o juegos relacionados con la sidra. Es más, según Moriyón, es la primera vez que en Asturias se realiza una exposición “de este alcance y de estas características”, ha apuntado. “Nunca, hasta la fecha, se hizo un estudio tan exhaustivo sobre la sidra de Asturias”, ha insistido.

Moriyón ha lamentado que, pese a que el cultivo de manzana y la producción de la sidra es uno de los elementos más reseñables de la identidad asturiana, no han tenido, salvo aportaciones puntuales, la atención y el estudio científico que merecen como rasgos determinantes de la configuración histórica de Asturias.

Para la alcaldesa, “la utilización folclórica, publicitaria y mediática de la sidra ha desvirtuado contemporáneamente, en gran medida, el verdadero sentido que encierra este sector en muchos ámbitos de la vida asturiana”.

Frente a esa realidad, ha enfatizado la tarea investigadora llevada a cabo por Manuel Crabiffosse Cuesta durante más de dos décadas, con el apoyo de sus hermanos, Francisco y Juan Pablo Crabiffosse. Una tarea “exhaustiva y rigurosa” que ve ahora la luz en esta exposición, así como unas conclusiones “inéditas” que se focalizan principalmente en dos periodos concretos.

ORÍGENES DE LA SIDRA

La exposición permite, en este sentido, viajar en el tiempo desde los años centrales del siglo XVIII hasta bien entrada la centuria siguiente en el campo asturiano en torno a los párrocos ilustrados y a los propietarios que asumen y difunden la ideología ilustrada, y con ella importan y aplican nuevos métodos de plantíos, variedades desconocidas, técnicas de producción, conservación y mercados, entre otras cuestiones.

Es en esa época cuando la sidra va a alcanzar de modo progresivo un papel central como bebida popular, que irá desplazando el consumo del vino, lo que conlleva un nuevo estatus social y económico que impregnará muchos de los usos sociales de los asturianos.

El siguiente periodo se focaliza a mediados del siglo XIX, con la aplicación de nuevas técnicas de conservación y transformación que multiplican el mercado de la sidra, y cuyos hitos serán la gasificación y la champanización, y una industrialización masiva con la aparición de empresas en prácticamente toda la geografía de Asturias, según la regidora.

Precisamente es este último periodo en el que se centra esta exposición y la edición del estudio que la acompaña con el título “Patria de Sidra. La industria de la sidra champagne en Asturias, 1884-1936”. “Ambos trabajos suponen un hito en el conocimiento científico de la evolución más contemporánea de la sidra y todos sus significados”, ha sostenido Moriyón.

La regidora ha incidido en que Gijón fue escenario, de la mano de Tomás Zarracina, del primer paso para una industrialización decisiva, que tuvo además en la ciudad y en su concejo el epicentro de mayor actividad productiva del sector, teniendo aquí su sede el mayor número de empresas sidreras de Asturias.

POTENCIADOR ECONÓMICO

Este hecho serviría para potenciar en la ciudad una industria vidriera y el ya tradicional sector gráfico, “que llevó multiplicado en etiquetas y carteles el nombre de la ciudad a todos los continentes”, ha apostillado.

De este sector sidrero ha destacado, además, que las plantillas de trabajadores se surtían de modo especial de mano de obra femenina. Al tiempo, su consumo se fue normalizando en la sociedad hasta convertirse en algo tradicional, pero también abierto a innovaciones.

“Sirva esta excepcional exposición como muestra de esa generosa vanguardia que, de la mano de la sidra y de todos sus significados, recupera, estudia y difunde lo mejor de nuestro patrimonio*asturiano, lo que supone un motivo de orgullo para nuestra ciudad, que así continúa su entrega en el fortalecimiento de la identidad de Asturias”, ha resaltado.

Moriyón, unido a ello, ha rememorado los orígenes de la tradición de la elaboración de la sidra ligada a la propia historia de Asturias, como es el hecho de que al menos desde que los romanos bautizaron como ‘sicera’ a esta bebida hasta convertirse con el paso de los siglos en uno de los grandes emblemas de esta tierra y una seña de identidad de la gastronomía asturiana, de su tradición popular y de la propia convivencia ciudadana.

Ha aludido, asimismo, al rito de escanciar

convertido en arte y también al cultivo de la manzana en las pumaradas; materia prima de la industria de la producción y la comercialización de una bebida “cada día menos artesanal pero que cuida extraordinariamente la calidad y la variedad de una parte muy importante del cada vez más potente sector agroalimentario, y que aporta una riqueza insustituible en la Asturias rural”, ha enfatizado.

La alcaldesa ha querido agradecer, además, al Departamento de Museos (de la Fundación Municipal de Cultura) y, especialmente a los de Casa Natal de Jovellanos y Pueblo de Asturias, la organización de esta muestra.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: