Ron cree que vender el Popular a un euro fue “una confiscación del patrimonio” pues “valía miles de millones”

EUROPA PRESS

  • MADRID / SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente entre 2006 y 2017 del Banco Popular, Ángel Ron, ha criticado este jueves en el Congreso la resolución de la entidad en junio del año pasado y su posterior venta al Santander por un euro al calificarla como “una confiscación del patrimonio” porque, a su juicio, el banco “valía miles de millones” y se debió a una aplicación indebida de la normativa comunitaria.

Así, durante su comparecencia ante la comisión que investiga la crisis, ha criticado que la valoración de la entidad se hiciera en “un escenario de liquidación” cuando cumplía las exigencias de solvencia regulatoria, patrimonial y contable, y que la propia institución que resolvió el banco, la Junta Única de Resolución (JUR), aseguró en su propio informe que era una entidad solvente.

“La entidad que ejecuta el banco, la JUR, lo dice. Y dice más: no solo era solvente, sino que cumplía los mínimos regulatorios. Y eso tiene una expresión en dinero, y es una cifra enorme que desapareció a través de un proceso que las propias autoridades han calificado de inapropiado. ¿Cómo es posible que se haga eso?”, ha preguntado.

“SE APLICÓ UNA NORMATIVA FICCIÓN”

Así, Ron ha señalado que la venta por un euro se produce “por aplicar una normativa que no era aplicable al caso, a una entidad solvente”. “El procedimiento era inadecuado, se ha producido un vaciamiento patrimonial del banco, que ha acabado en otra entidad”, ha apostillado, señalando que algunas de las reclamaciones aluden a “desplazamiento patrimonial” o incluso “enriquecimiento injusto”.

“Se aplica una normativa al banco que es una ficción. Se valora al banco como si se le estuviera liquidando, pero no se le liquida. ¿Cerró alguna sucursal?. ¿Dejó de funcionar como una entidad en funcionamiento en algún momento?”, ha inquirido.

Ron ha cargado también contra el informe de valoración realizado por Deloitte, pues cree que se hizo “sin el tiempo necesario, está lleno de inconcreciones” y, sobre todo, se realizó “para una finalidad distinta de lo que establece el reglamento europeo”. “El banco valía miles de millones, no tengo ninguna duda”, ha dicho.

PARA EL SANTANDER, “UN NEGOCIO EXCELENTE”

Pese a que ha subrayado no querer comentar el papel del Santander en la resolución del Popular, Ron sí que ha querido recalcar que la entidad presidida por Ana Patricia Botín hizo “un negocio excelente”. “No conozco un activo en el mundo que lo puedo comprar por un euro, le pongo un capital y me dan un 20%”, ha manifestado, en referencia a la rentabilidad para el Santander prevista por JP Morgan.

“Yo no he venido a hablar del Banco Santander. ¿Si ha hecho un buen negocio? Yo digo que ha hecho un negocio excelente”, ha subrayado, criticando, en referencia a la venta, que “aquí claramente ha habido una confiscación del patrimonio”. “Y no digo que esto lo haya hecho el Santander. No, el procedimiento no es el adecuado. Y ha habido un beneficiario de ese patrimonio”, ha apostillado.

Por otra parte, el expresidente de Banco Popular ha argumentado que si una entidad operaba en España entre el año 2000 hasta el estallido de la crisis y no invertía en inmobiliario desaparecía, ya que más del 50% de todos los flujos económicos en el país tenían que ver con este sector.

SI NO INVERTÍA EN INMOBILIARIO DESAPARECÍA

Ron ha explicado que durante la década pasada España era un lugar con una legislación hipotecaria “sólida”, al tiempo que existía una crecimiento económico “sostenido”, había “mucha liquidez” y los tipos de interés eran bajos.

Ante este contexto, el consejo de administración de Popular decidió crecer en negocio inmobiliario y enfocarse en España, descartando así la expansión internacional, pero siguiendo una gestión de riesgos “prudente y adecuada”.

“Cuando llegó el crack de 2008, el banco tenía un 36% de su balance expuesto al sector inmobiliario. A pesar de su apuesta, no era una entidad de monoproducto, solo representaba un tercio de su balance, había cajas que alcanzaban una exposición del 60%”, ha subrayado.

Para Ron, el estallido de la burbuja inmobiliaria responde a un problema estructural. “Mucha gente se confundió con la valoración del inmobiliario y todo el mundo, hasta las pymes, dependendían de este sector”, ha dicho, añadiendo que el Popular debía administrar todos esos activos lo que le permitió mantener su independencia.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: